Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmen Posadas apeló a la Constitución para no declarar ante la 'comisión Rubio'

Carmen Posadas, esposa de Mariano Rubio, se negó ayer inicialmente a declarar ante la comisión que investiga las presuntas irregularidades financieras de su marido apelando al artículo 24 de la Constitución, en el que se reconoce el derecho a no autoinculparse y a no hablar si se puede perjudicar a un familiar. Sólo tras dos intervenciones del presidente de la comisión, Jon Zabalía (PNV), y de que Posadas dijese que la comisión es un "juicio paralelo" a su esposo, accedió a responder, para decir que no sabía nada de lo que se le preguntaba.

Poco antes de las 9.30 horas, Carmen Posadas llegó caminando al Congreso de los Diputados, situado a menos de 50 metros de su casa, acompañada de un joven y vestida con una chaqueta de color crudo y una falda corta gris. "Ha habido un cierto trato deferente", reconocía un miembro de la comisión Rubio al enjuiciar su presencia, "y ello a pesar de que dijo no querer responder a las preguntas de la comisión porque se trataba de un juicio paralelo a su marido".La negativa de Posadas provocó una primera intervención de Zabalía, quién señaló el problema político que podría producirse si mantenía su actitud. Los comisionados intervinieron, pero Posadas, sin que se le hubiera formulado una sola pregunta, reiteró que se negaba a contestar apelando al artículo 24 de la Constitución.

Zabalía intervino en el mismo sentido e inmediatamente uno de los miembros de la comisión empezó a hacer preguntas a las que Posadas ya no se negó a contestar, aunque se limitó a decir que no sabía nada, o que no conocía las sociedades por las que se le preguntaba. Posadas, según los comisionados, dijo que "no quería meter la pata" aunque luego matizó que "le producía inseguridad hablar de lo que no sabía".

La esposa del ex gobernador del Banco de España explicó que en su entrevista con Pedro Solbes, ministro de Economía, éste le había asegurado que el caso Rubio "no iba a ser utilizado como ejemplarizante". Posadas dijo que su relación con Ibercorp se limitaba a haber tenido unas acciones de la empresa IB-MEI. La comparecencia apenas duró una hora y Posadas abandonó el Congreso rodeada de fotógrafos, cámaras de televisión y periodistas, negándose a hacer ningún tipo de declaración.

Miembros de la comisión reconocieron que ha habido problemas con algunas de las comparecencias solicitadas y que varias de ellas no han llegado a tiempo. De las previstas para ayer no pudieron llevarse a cabo dos. La más importante, la de Carlos Pittaluga Jiménez -primo de Rubio, ex abogado del Fondo de Garantía de Depósitos, ex alto cargo de Ibercorp y apoderado de la sociedad luxemburguesa Schaff Investment, cuyos propietarios finales se esconden tras dos sociedades panameñas- parece que no se producirá el jueves, como estaba previsto.

"Pittaluga está desaparecido de la circulación", afirmaba ayer un miembro de la comisión. Pittaluga es argentino y fijó su residencia en aquel país hace más de un año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de junio de 1994

Más información

  • Los comisionados temen que Carlos Pittaluga no comparezca mañana