Detenido un joven que pretendía que el autobús le llevara a casa

El conductor del autobús de la línea 512 (Alcorcón-Madrid), de la compañía De Blas y Cía, se quedó sorprendido cuando un invididuo se le acercó y le ordenó la madrugada del sábado que tenía que desviarse y llevarle hasta su casa en Cuatro Vientos.El conductor, quemado por los multiples incidentes que se producen en las populares blasas, se dirigió a uno de los puestos de control que la policía tenía montados a lo largo de todo el fin de semana para prevenir actos vandálicos en el interior de los autobuse s que unen Alcorcón (140.000 habitantes) con Madrid. El detenido fue trasladado a la comisaría de Alcorcón.

Este incidente y un espejo roto, en otro autobús también de la línea 512, fueron los únicos altercados registrados en el primer fin de semana que se pone en marcha el dispositivo de protección policial en las líneas 511, 512, 513 (Alcorcón-Madrid) y 520 (Alcorcón-Móstoles).

Un éxito si se compara con los destrozos que se producían en los autobuses en las últimas horas del fin de semana. Los actos vandálicos son obra de jóvenes que regresan a casa desde Costa Polvoranca -la mayor concentración de ocio de la región con 51 garitos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS