Comisionistas ligados al PSOE, contratados por constructoras para conseguirles obras públicas

Las empresas Agromán y Siemens utilizaron en 1988 la misma red de comisionistas ligados al PSOE Para medrar ante Renfe y obtener contratos multimillonarios. Siemens utilizó los servicios de GMP, que obtuvo una comisión de 8110 millones por lograr contratos del AVE por valor de 75.000 millones, y Agromán contrató para idéntica labor a Clotime. Ambas firmas tenían como fundador común a Juan Carlos Mangana Morillo, ex colaborador de Guillermo Galeote, destituido como secretario de finanzas del PSOE a raíz del caso Filesa. En Clotime tenía plenos poderes el socialista José Ramón de la Torre Escandón, investigado hoy por el cobro de comisiones invocando el nombre del PSOE.

La firma Clotime, fundada por Mangana, De la Torre Sotero Jiménez y Joaquín Mundo, firmó el 13 de mayo de 1988 un contrato con Agromán para que "en su nombre gestione ante la Red Nacional de Ferrocarriles Españoles SA (Renfe), la adjudicación y posterior contratación de obra civil que el mandante considere conveniente o necesario, por el periodo de duración del presente contrato [cinco años], entre las que se someta a licitación o adjudicación directa Renfe, cualquiera que sea el modo y la forma de contratación siempre y cuando las condiciones de los contratos de ejecución sean aceptados por los mandantes"."La mandante pagará a la mandataria, en concepto del precio del mandato, el 4% del del total de la obra contratada por su gestión y en virtud del mandato conferido", según el texto del contrato en poder de este periódico.

El abono de los honorarios por la mediación debía realizarse por Agromán a Clotime del siguiente modo: "a/ A la formalización de cada contrato de ejecución de obra entre la mandante y Renfe, mediante la entrega de la cantidad en dinero efectivo del 0,4% del total de la obra contratada, más el 12% correspondiente a dichos importes; b / el resto, equivalente al 3,6%, mediante la entrega contra importes certificados y cobrados por la mandante, más el IVA correspondiente a dichos importes".

En dicho contrato, "Agroman encomienda a Clotime la gestión y asesoramiento y mediación en la obra de renovación de vía Lora-Sevilla. Tramo 1º. Lora del Río-Guadajoz, de la línea Madrid-Sevilla, licitación BOE, 16 enero de 1988". El escrito era firmado por José Miguel Elorrieta y Oraindi, por parte de Agromán, y Joaquín Mundo, por Clotime. El presupuesto de contrata en esta licitación era de 2.877 millones.

Nuevo contrato

El 18 de marzo de 1988, ambos firmantes suscribieron un nuevo contrato cuyo objeto fue "la intermediación mercantil y gestión encaminada a adquirir la obra que por valor de pesetas 570.348.286 se tiene ofertada a Renfe, consistente en la sustitución de vías del túnel Chamartín-Atocha, mas gestionar la ampliación si ello fuere posible".El precio de contrato se estableció "en la cantidad del 4% del valor total de la contratación, que se entregará a Clotime a las 48 horas de la fecha en que se formalice el contrato de aceptación o de adjudicación administrativa". El PAÍS solicitó ayer, sin éxito, a Renfe el importe y destinatario de ambos contratos.

En Agromán indicaron que no podían confirmar ni desmentir tal contrato, que corresponde a la etapa de un equipo directivo distinto, y tampoco localizaron tal documento.

Casualmente, el 1 de julio, una nueva firma requería de los servicios de una empresa de mediación de Mangana, GMP, para obtener contratos con Renfe. Se trataba de Siemens que garantizó el 3,5% del precio de la obra contratada. Todo ello le proporcionó a los comisionistas socialistas cerca de 800 millones de Siemens.

Ahora, De la Torre Escandón -vinculado a Clotime- es objeto de una nueva acusación por parte de Mercedes Blanco, quien ha anunciado la presentación de una querella contra dicho ex militante socialista y otros por estafa por unos pagarés que De la Torre sustrajo en 1985, supuestamente de forma irregular, de una filial de Agromán por importe de 65 millones.

Mientras De la Torre exhibe unas facturas de Agromán a favor de Clotime, por valor, de algo de más de ocho millones pagados "al contado", Agromán admite haberle pagado nueve millones por gestiones personales diversas, pero, al mismo tiempo, niega haber abonado dinero alguno al citado comisionista en tanto que directivo de empresa alguna, en relación a Clotime.

De la Torre y sus socios actuaban como mediadores para obtener contratos con un entramado de empresas de las que Clotime RYC 67, y Alcalá 121 eran las más destacadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0026, 26 de mayo de 1994.

Lo más visto en...

Top 50