Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Preocupación y malestar

Me ha causado preocupación y malestar la noticia publicada en el suplemento de Madrid del pasado sábado día 14 sobre las declaraciones del concejal de Chamartín Miguel Cantos sobre "la cruzada en los alrededores de la Oficina de Inmigración y asilo de la calle de Pradillo" (sic) y el intento de identificar a los mendigos con los inmigrantes. Me parece intolerable que se pretenda desde un cargo público hacer esta amalgama.Por otro lado, lamento que muchos ayuntamientos, que se quejan de la marginalidad de algunos lectores de población extranjera, no hagan más esfuerzos para tratar de acogerlos, alojarlos cuando sea menester, facilitar su integración en el país mediante programas de enseñanza del español; en definitiva, con acciones positivas. Debo recordar que las políticas de integración no deben corresponder sólo al Estado, sino también a las comunidades autónomas, municipios y asociaciones privadas.

El distrito de Chamartín, del que soy vecino, está necesitado de muchas actuaciones en materia de urbanismo y servicios, y me resulta difícil comprender que constituya una prioridad de este concejal "combatir" a los inmígrantes (se debe referir a los solicitantes de asilo que acuden a la oficina de Pradillo).

Por último, señalar que, gracias a un sistema de cita previa preparado en mayo de 1992 por el Ministerio del Interior, se han evitado colas y aglomeraciones en Pradillo, sin que me conste cuál ha sido la intervención del concejal en esta mejora.-

Director general de Extranjería y Asilo. Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de mayo de 1994