Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un regalo, no una venta

Scipio pasó en 1981 a ser propiedad del Fondo de Garantía de Depósitos procedente, junto con otras empresas, de Promobanc, banco que entró en crisis en 1980 y fue adquirido un año después por el antiguo Banco de Bilbao. Cuatro años después, en junio de 1985, el Fondo de Garantía la vendió a través de la Junta Sindical de la Bolsa de Madrid.En esa fecha, Juan Antonio Ruiz de Alda era subgobernador del Banco de España y, por tanto, presidente de la comisión gestora del Fondo de Garantía, y Manuel de la Concha era el síndico presidente de la Bolsa. El Fondo no supo, ni sabe hoy, quién fue el comprador de esa empresa, ya que usó, en esa ocasión, un procedimiento irregular para su venta, como reconocen responsables de esa institución: "Se dio a la Junta Sindical de la Bolsa una orden de venta de las acciones por una cantidad determinada. El nombre del comprador no aparece". En la Bolsa de Madrid se pone en duda esto ya que, señalan: "La Junta Sindical no actúa como comprador sino que interviene en un acuerdo de compraventa entre dos partes, por lo que es necesario que el vendedor sepa a quién vende. Máxime cuando se trata de una sociedad que no cotizaba en bolsa".

La venta no fue tal en sentido estricto. Scipio tenía 5.000 acciones de 1.000 pesetas de nominal que no fueron valoradas. Se pagaron 450.300 pesetas porque esa era justamente la tesorería de que disponía la sociedad en aquel momento. En definitiva, se vació la sociedad, que no interesaba para nada al Fondo de Garantía, y fije regalada al comprador.

Aunque el paquete que figuraba a nombre de Scipio se mantiene hasta que desaparece sin dejar un rastro aparente, la presencia de la familia Ruiz de Alda (el exsubgobernador fallece en accidente en julio de 1988), se deja sentir en el Grupo Ibercorp. Álvaro Ruiz de Alda Moreno, hijo del ex subgobernador, es consejero de la sociedad de valores del grupo durante unos meses de 1989; el informe de gestión de Grupo Financiero Ibercorp de ese año lo firma él como vocal y en, el proyecto de fusión del Grupo Financiero, Banco Ibercorp y Sistemas Financieros, aparece como consejero del primero.

Además, en junio de 1990, aparece como titular de acciones de Grupo Financiero Ibercorp por valor de 68 millones de pesetas una sociedad, Sogeasi Navarra, en la que, según los datos que aparecen en el Registro Mercantil de Navarra, aparecen como administradores la mujer de Ruiz de Alda, Pilar Moreno, y los hijos de ambos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de mayo de 1994