Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMUNICACIÓN

No publicar tiene un precio

Las fotos del 'top less' de lady Di, valoradas en más de 100 millones de pesetas

En el mundo de las revistas del corazón, muchas veces no publicar tiene un precio. El precio de las ocho fotografías de Lady Di en top less que algunos fotógrafos españoles lograron el fin de semana pasado en Málaga se ha pretendido mantener como un secreto bien guardado. Tanto ¡Hola! la revista que compró el reportaje gráfico y que no las va a publicar, como Ares y Europa Press, las agencias para las que trabajan los fotógrafos, como los propios autores, aseguran que los 200 millones que se han citado en medios periodísticos son una cifra desorbitada.No obstante, una fuente muy allegada a las agencias, que quiso guardar el anonimato, declaró a EL PAÍS que la cifra se encontraba más cerca de los 100 o 150 millones de pesetas. Otro de los paparazzi que integraba el pool y que tampoco quiso dar su nombre aseguraba que "no cobraremos en dinero, pero el acuerdo se puede traducir en que nos den una exclusiva de Isabel Preysler o de las hermanas Koplovitz".

Como dato indicativo, Jorge Ollero, uno de los componentes del pool, junto con Diego Arrabal, Juan Carlos Teume, Félix Gutiérrez y Cacho, asegura que el reportaje publicado por ¡Hola! sobre la princesa en Mijas, en el que se ve a Lady Di tomando el sol, esta vez con las dos piezas del biquini, ha costado entre cinco y siete millones de pesetas.

Carmen Pérez Villota, portavoz de ¡Hola! dijo que tienen intención de entregar esas fotos tan comprometedoras a la propia interesada, es decir, Lady Di. Pérez Villota asegura que "la empresa ha tomado esa decisión porque todo ha sido un accidente". Al margen de valoraciones económicas, cada vez resulta más difícil publicar este tipo de fotografías. Recientemente, Sarah Ferguson, separada del príncipe Eduardo de Inglaterra, recibió una indemnización de 70 millones de pesetas porque se habían publicado en un medio escrito unas fotos suyas en top less junto a un millonario tejano.

Para curarse en salud, los fotógrafos españoles exigían en esta ocasión que el medio que comprara las ocho diapositivas firmara un documento que les eximiera de cualquier responsabilidad en caso de que Lady Di presentara una demanda. Los cinco reporteros no se han tomado demasiado mal la decisión de ¡Hola! de no publicarlas, pero uno de ellos no se corta: "No es la primera vez que no se publican unas tetas. Hay muchos casos, como las tetas de Nati Abascal, que tampoco salieron en su momento".

"Aquello fue el caos", afirma Ollero, refiriéndose a la forma en que consiguieron las fotos compitiendo con los fotógrafos ingleses. El lunes, tras dos días de acoso, seguía la batida. Los integrantes del pool lograron colocarse a tan sólo 10 metros de la princesa. En ese momento, Diana se encontraba tomando el sol de espalda y se incorporó para ajustarse la pieza superior del biquini, que tenía desabrochada. Ollero asegura que "todo ocurrió en cuestión de segundos. Ni siquiera nos dimos cuenta de lo que habíamos conseguido hasta que revelamos las fotos el lunes por la noche. Cuando vimos lo que teníamos, no nos lo podíamos creer".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de mayo de 1994