Los integristas sabotean una de las industrias básicas de Argelia

Un comando armado, formado por 10 hombres, logró el pasado viernes inutilizar temporalmente una de las fábricas de cemento más importantes de Argelia, situada en los alrededores de Blida, a unos 50 kilómetros al sur de Argel. El atentado se produjo 10 días después de que se desarticulara un plan del Grupo Islámico Armado en el que se pretendía destruir la planta siderúrgica de El Hayar, en Anaba, considerada como la más importante del norte de África.Instantes después de iniciada la operación estallaban dos bombas artesanales en el control de los mandos, provocando el colapso de la fábrica, que según los técnicos permanecerá paralizada durante varios meses. Cerca de 600 trabajadores quedarán en paro. Esta operación, calificada por la prensa como "un golpe a la economía nacional", deja parcialmente desabastecido el mercado del cemento en un momento en que el Gobierno pretendía relanzar la construcción y mitigar el déficit de viviendas, que afecta a más de dos millones de argelinos.

Se trata del segundo ataque armado que se produce en esta planta de cemento en poco menos de un año, lo que ha provocado la perplejidad de algunos responsables políticos locales que ayer se preguntaban qué medios de seguridad se habían adoptado después del primer atentado.

El atentado de la cementera de Blida, coincide con la apertura del juicio en el Tribunal Especial de Argel, de Abdelkader El Asnami, más conocido como Chakendi, considerado como uno de los fundadores del Movimiento Islámico Armado, la organización militar del Frente Islámico de Salvación, rival del Grupo Islámico Armado.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 24 de abril de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50