Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rato devuelve a Carabaña la mitad del río

Las aguas del Tajuña, a su paso por Carabaña (1.100 habitantes), han vuelto a su cauce, pero sólo en parte. El diputado del PP Rodrigo Rato bajó ayer las compuertas que desde hace 11 días desecaban el antiguo cauce del río y desviaban toda el agua al molino decorativo de su casa. Desde ayer, el tramo del Tajuña que discurre bajo el primer piso de la mansión familiar de Rato lleva la misma cantidad de agua que el cauce natural. No obstante, para el alcalde en funciones, José Pérez, de IU, aún no es suficiente: "Queremos todo el agua porque el desvío nos seca los pozos". Rato no tiene licencia de la Confederación Hidrográfica para usar el cauce que en otro tiempo cumplía una función industrial.

El dirigente del PP y su partido continuaron hablando ayer de que no se ha desviado el cauce, cuando de lo que se trata es de que se ha desviado el agua, a la cual los dueños de la mansión no tienen derecho. El PP ha difundido un comunicado donde señala que Rato se dirigió ayer a la Confederación Hidrográfica solicitando sus indicaciones para "el mejor camino a seguir", ante la polémica del río.El alcalde en funciones de Carabaña aplaude la devolución parcial de las aguas al Tajuña, aunque matiza: "Esta misma tarde hemos recibido unos informes técnicos que señalan que el desvío de las aguas hacia la mansión de Rato hace disminuir notablemente los acuíferos del pueblo".

Por su parte, el portavoz del PP en Carabaña, Mariano Fernández, replica: "Los pozos están situados muy lejos. Siempre ha habido dos cauces, el molino ha utilizado las aguas desde hace 300 años y nunca ha secado nada. Esto es el colmo. Es sólo una maniobra política. Pérez ha conseguido en dos años crispar a todo el pueblo".

Los habitantes de Carabaña se han dividido en dos bandos: los que aplauden que la familia Rato haya devuelto las aguas al cauce antiguo y los que consideran que "los dueños del molino siempre han dispuesto del río y nunca han molestado a nadie". Los partidarios de Rato son mayoría.

Tomás Polo, ganadero, apunta: "Si Rato se presentase a las elecciones municipales saldría de alcalde". Otro vecino, que no desea ser identificado, replica: "Yo tengo una finca en la vega y quiero hacer una construcción para guardar los aperos. No me dejan. En cambio, Rato puede desviar las aguas a su antojo. El que tiene padrino, está claro, se bautiza"

Sin embargo, Inocente Díaz Madrid, guarda jurado jubilado, comenta: "A lo largo del río existen muchos molinos de agua y nunca han molestado a nadie. Esto es sólo una maniobra política del alcalde".

Juan García, antiguo ayudante de los molineros, recuerda que "cuando se acababa de moler, se cerraba la compuerta. Sólo se hacía uso en contadas ocasiones. Además nunca desviábamos todo del agua"

Agua de borrajas

En Carabaña ayer todos esperaban con impaciencia la celebración del pleno que el alcalde, Angel Aguado, independiente, había convocado. El Partido Popular iba a pedir, por el procedimiento de urgencia, el cese del alcalde en funciones, José Pérez, de IU, por "el total enfrentamiento de la ciudadanía en grave situación de crispación generalizada que, en cualquier momento, puede degenerar en materia de juzgado".El resultado del pleno era incierto, teniendo en cuenta la tensión existente en el pueblo y el complicado equilibrio político existente (tres concejales de IU, dos del PP y cuatro del grupo mixto, entre ellos el alcalde, antiguo militante del PSOE).

Sin embargo, en el último momento, el alcalde dio marcha atrás: desapareció. No respondió a las visitas y llamadas de El País Madrid ("se ha marchado a Madrid con urgencia", indicaba su hija). Ángel Aguado no se presentó en el pleno que él mismo había convocado a las 8 de la tarde.

Los concejales del Partido Popular abandonaron el salón de plenos del ayuntamiento. "Sólo el alcalde puede presidir un pleno", comentaban. La sesión fue suspendida por falta de asistentes. Todos se volvieron a casa. "No quiere dar la cara. Sobran comentarios", se resignaba Mariano Fernández, portavoz del PP en Carabaña. Preguntado el alcalde en funciones, José Pérez, de IU, sobre la no comparenecia del actual alcalde, Ángel Aguado, respondió: "Se tuvo que ausentar por razones de trabajo".

-Pero él convocó el pleno.

-Dejémoslo así.

En los últimos días el pueblo de Carabaña ha sido visitado por cinco cadenas de televisión y diversas radios, revistas, periódicos y agencias de noticias.

Ayer, incluso, no era difícil encontrar periodistas diseminados por las cuatro plazas del pueblo. "Y a usted, ¿le molesta el desvío del agua?", preguntaban.

Mientras, en otra parte del pueblo se decía: "Ayer te ví en la tele. ¿No eras tú, Juan?", preguntaba la dueña de un bar. "Ya no me acuerdo ni en las cadenas en que he salido", respondía el agricultor.

Muchos vecinos de Carabaña tienen, desde hace tres días, cintas de vídeo dispuestas para grabar cualquier referencia a la polémica del río Tajuña. "¿Quiere que le ponga en donde salgo yo?", preguntaban.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de abril de 1994

Más información

  • El alcalde sigue reclamando el agua desviada, a la que el diputado del PP no tiene derecho
  • Agua de borrajas