El duque de Feria paga su perversión con 18 años

'¡Qué barbaridad!". Rafael Medina Fernández de Córdoba, duque de Feria, 52 años, fue incapaz de articular más de dos palabras. Cuando ayer, en pleno Viernes de Dolores, un funcionario le comunicó la sentencia, sederrumbó. Sus inclinaciones sexuales le van a costar caro: las penas a las que le condena la Audiencia de Sevilla suman 18 años de prisión. En contra del criterio de su abogado, los magistrados no admiten excusas. Cuando, el 24 de febrero de 1993, Rafael Medinapagó 25.000 pesetas a una prostituta para que le llevara a su domicíllo a su sobrina de cinco años, a la que "desnudó, bañó y le mostró revistas pornográficas", el reo no tenía lesionadas sus facultades psíquicas. Era plenamente responsable de sus actos y lo pagará.

Más información
Dominó y parchís para rato
La súbita ternura del 24 de febrero

Rafael Medina pasó ayer un mal Viernes de Dolores. En la antesala de la Semana Mayor de Sevilla, el aristócrata conoció en la vieja prisión de Ranilla la sentencia que le condena a 18 años. El tribunal le considera autor de cuatro delitos: uno contra la salud pública, por facilitar heroína a las prostitutas Sandra Álvarez y Mercedes Almeida, y otros tres contra la persona de una menor de cinco años, a la que corrompió y raptó en dos ocasiones. La sentencia condena igualmente a seis años de prisión por rapto a la tía de la menor, Isabel Saltares, e impone penas inferiores a Mercedes Almeida, la secretaria del duque, (seis meses y un día) y a Sandra Alvarez (cuatro meses y 15 días de arresto).Dicen fuentes del centro Sevilla 1 que fue un agente judicial quien, hacia las 12 de la mañana, comunicó a Rafael Medina la pena a la que ha sido condenado. "¡Qué barbaridad!", fue la única respuesta del aristócrata. Acto seguido, Medina, pálido y algo mareado, abandonó el pequeño patio de la enfermería de la prisión alegando que se sentía indispuesto. Allí vive desde el 6 de marzo de 1993.

Los vigilantes procuran no quitarle el ojo de encima. "Conviene estar atentos a cómo reacciona", señalaron tras informar que ha sido calificado en situación de autolisis. Un funcionario recluso condenado a tres años por estafa compartirá celda con él e informará de su estado cada hora. Además, el duque será visitado por un sacerdote.

Cuando Rafael Medina -hijo de la duquesa de Medinaceli, padre de dos niños y ex marido de Nati Abascal- conoció la sentencia, una veintena de periodistas sabían ya que le habían caído 18 años. La radio se apresuró a difundir la noticia aun ignorando por cuántos delitos se le condenaba. El tribunal distribuyó luego más de 50 copias del fallo a las 13.30 en punto, como había prometido su presidente y ponente, Antonio Gil Merino.

La sentencia considera probado que el acusado acogió en su domicilio a Mercedes Almeida y, posteriormente a Sandra Alvarez, ambas prostitutas y adictas a la heroína, la segunda de 17 años; que a Mercedes le facilitaba diariamente entre 5.000 y 7.000 pesetas para que comprara la droga que ambas consumían y que él personalmente "administraba entre ellas en la medida en que accedían a sus deseos".

Añade que el 24 de febrero de 1993 Rafael Medina entregó a Isabel Saltares "25.000 pesetas y una cantidad no determinada de cocaína y heroína para su consumo, a cambio de que le llevara a una niña pequeña para desnudarla, pintarla y fotografiarla", y que Isabel se comprometió a llevarle a su sobrina de cinco años. Para vigilar el cumplimiento de este pacto, Mercedes acompañó a Isabel, por lo que el tribunal la hace cómplice del rapto.

El 4 de marzo, fecha del segundo rapto, y ante la necesidad habitual de Sandra de consumir heroína, Rafael le exigió a cambio que le trajese a su domicilio a la menor, y Sandra cumplió el encargo. Por todo ello se le condena a 18 años de cárcel -la fiscal pedía 31, y 42 la acusación particular-, a 1.200.000 pesetas de multa y a 375.000 de indemnización a la menor, la misma cantidad que, conjuntamente, tendrán que pagarle las otras tres condenadas. En cambio, queda absuelto de corrupción de menores en la persona de Sandra Álvarez, por presumirse que desconocía su edad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS