Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Serbios de la Krajina y croatas negocian cara a cara en Zagreb

Una delegación de los serbios de Krajina acudió ayer por primera vez a Zagreb, la capital de Croacia, para discutir en la Embajada de la Federación Rusa con los croatas sobre las futuras relaciones entre los dos pueblos. El enviado especial de Moscú, Vitaly Churkin, convenció a los dirigentes serbios que ocuparon la Krajina por la fuerza de viajar a Zagreb por primera vez desde el inicio de la guerra serbo-croata, en 1991. Sin embargo, las dos delegaciones están compuestas por hombres que carecen de autoridad política para tomar decisiones importantes.Krajina designó a una delegación compuesta por dos militares, el contralmirante Dusan Rakic (ministro de Defensa) y el general Mile Novakovic, y un civil, el ministro de Exteriores de la República Serbia de Krajina, Slobodan Jarcevic. Knin (capital de Krajina) rehusa discutir los temas políticos. Tan sólo desea alcanzar un acuerdo de paz y de delimitación territorial.

Grvoje Sarinic, consejero del presidente croata, Franjo Tudjman, y jefe de la policía secreta, dirige la delegación croata, donde no hay militares de alto rango. Dos mediadores internacionales, el noruego Kai Aide (ONU) y el alemán Gert Ahrens (Unión Europea) participan, junto con el embajador estadounidense en Croacia, Peter Galbraith, en las negociaciones. Pero ni Belgrado ni Zagreb esperan un viraje radical en las relaciones serbio-croatas.

Zagreb y Knin parten de principios opuestos: los primeros aspiran a recuperar la jurisdicción política en el territorio de Krajina, y los segundos exigen el reconocimiento de su propio Estado.

La normalización de las relaciones entre Belgrado y Zagreb constituye el eje central de la pacificación militar y política de la antigua Yugoslavia. Los presidentes de ambos Estados han suscrito ya varios acuerdos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de marzo de 1994