Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decenas de chinos eran explotados en Madrid en talleres infrahumanos

Las escenas de Dickens tenían en Madrid actores chinos. La esclavitud del XIX que retrató el escritor británico se vivía cada jornada en cuatro talleres de confección clandestinos, donde hombres y niños orientales eran explotados en condiciones infrahumanas. Hasta que la Guardia Civil puso fin a la situación, el jueves por la noche, deteniendo a 78 personas. El dueño de un restaurante chino es acusado de dirigir esta pequeña red, sólo una cabeza más del dragón extorsionador que dirige alguien a quien llaman El Gran Tío. El País Madrid

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de marzo de 1994