Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento ordena investigar qué ocurrió en la carrera popular del récord

El Ayuntamiento quiere aclarar con una investigación todos los puntos oscuros de la carrera del pasado domingo. Eso ha asegurado el concejal responsable de Deportes, José Gabriel Astudillo, quien ha desembolsado en nombre del municipio dos millones de pesetas. Mientras, Aros Publicidad, organizadora de la carrera, no dispone todavía de la documentación necesaria para avalar el registro del pasado domingo en el paseo de la Castellana. El Libro de los Récords recibió ayer un fax de Aros, donde se compromete a enviar los datos en los próximos 15 días.

"Quiero total trasparencia en este asunto", dijo ayer el edil responsable de Educación y Deportes, "el organizador tiene que aclarar todos los puntos oscuros de esta carrera". El concejal puso a trabajar ayer mismo a varios funcionarios para que averigüen si hay alguna irregularidad en la organización. "El año pasado", dijo Astudillo, "no hubo ningún problema y nosotros vimos esta prueba como una gran fiesta para Madrid". El edil informó que el Ayuntamiento entregó dos millones de pesetas a los organizadores. "Siempre contribuimos a todas las pruebas de este tipo", dijo, "por ejemplo, al Maratón de Madrid le damos cinco millones".El alcalde, mientras, manifestó a Efe que tendrá que interesarse más por la organización de la carrera en la que participó como corredor. "Y me divertí muchísimo", añadió ayer, después de decir que se quedó "asombrado" al saber que la marca no había sido registrada en El Libro de los Récords.

La organizadora de la prueba, Aros Publicidad, no ha inscrito hasta el momento la carrera en El Libro de los Récords de Guinness, sobre cuyo registro de los datos se mantienen dudas. Por ejemplo, la organización aseguro que los participantes entraban a razón de cinco cada dos segundos, aunque los corredores iban caminando y a ritmo lento. El recuento de participantes, se realizó por calles y no electrónicamente, como en Barcelona, y la Policía Municipal no contabilizó los corredores.

Buscar un notario

La empresa no ha levantado todavía acta notarial del recuento final, ya que según Eduardo Garzón, gerente de esta compañía, no es coherente enviar un notario para que compruebe la carrera con tanta gente participando. Será por lo tanto, la propia empresa Aros la encargada de enviar por su cuenta la documentación a un notario para que éste dé la certificación. Garzón explicó que no se puso en contacto con Guinness esta vez porque pensaba que no era necesario tras las buenas relaciones que mantuvieron con ellos el año pasado. "Vamos a enviar todos los datos oficiales con el objetivo de entrar en el Libro de los Guinness", concluyó Garzón.Margarita Jordán, la directora de Guinness España, ha declarado que se había utilizado el nombre de Guinness sin consentimiento de la entidad, "y se certifica un récord sin constancia oficial". La empresa organizadora mantiene que se inscribieron en la carrera 95.927 personas y que terminaron la prueba 93.000. En la edición anterior, Guinness participó activamente en la difusión de la carrera.

Por su parte, la asociación de voluntarios olímpicos que participó en el recuento de la prueba aclaró ayer que no han cobrado ni una sola peseta por trabajar en la supervisión del récord. Según el director, tan sólo han recibido una subvención de Aros para ayudar a sufragar gastos de la asociación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de marzo de 1994

Más información

  • La organización se ha comprometido a enviar los datos a Guinness en 15 días