Álvaro Siza presenta su plan de reconstrucción de El Chiado en Granada

Los ojos de Lisboa temblaron el 25 de agosto de 1988, la noche que vieron cómo el centro emocional de la ciudad, El Chiado, se desmoronaba y agonizaba envuelto en llamas. Así tembló poco después Álvaro Siza, el mayor referente de la arquitectura portuguesa actual, cuando recibió el encargo de reconstruir el barrio arrasado. "Sentí miedo", admite. También un propósito: conseguir que "jamás hubiera existido un incendio en El Chiado". Siza acaba de presentar en Granada su plan de rehabilitación, que este verano mostrará los primeros resultados. La estrategia de la memoria es el nombre de esta muestra que recoge los bocetos para la intervención en El Chiado.Después de casi seis años de trabajo en los 18 edificios destruidos -más de 100 metros de ancho por 200 de longitud-, el corazón malherido de Lisboa empieza a sanar. "A mediados de este año ya estará concluido un tercio de la rehabilitación", dice Siza. El temor de los lisboetas es si El Chiado volverá a ser el mismo después del incendio. Siza es rotundo: "Aun si no hubiera sido destruido, no sería el mismo. Pienso que algunas cosas ya habían cambiado en el barrio, en su atmósfera. Prácticamente nadie vivía allí ya, y era sólo una zona de comercios y almacenes". Concienciados del abandono, los responsables municipales han decidido establecer que, tras la reconstrucción, gran parte de los inmuebles se destinen a viviendas para revitalizar El Chiado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 13 de marzo de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50