Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una tercera parte de la población europea tendrá más de 60 años en el año 2030

Los jubilados colapsarán los sistemas sociales, según un estudio demográfico

Los sistemas de previsión social y de jubilaciones en Europa están condenados a colapsarse en el próximo siglo, por el galopante aumento de la población mayor de 60 años y los bajos índices de natalidad, si no se inicia de inmediato una reforma en profundidad. Hoy, un 19,6% de todos los europeos tiene más de 60 años, pero en el año 2030, los ancianos constituirán un 30% del total. A su vez, en el mismo periodo de tiempo, la población en edad activa disminuirá en un 10%. Así lo asegura la investigación de un prestigioso instituto internacional que fue revelada ayer en Viena.

Las necesidades de asistencia para ancianos y la capacidad sanitaria en los países europeos crecerán a un ritmo desmesurado, según el estudio Escenarios demográficos alternativos para 20 países del Consejo de Europa, 1990-2050, elaborado por el Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA) con sede en Laxenburg (Austria).El aumento de la población mayor de 60 años será espectacular, pero el de la población con más de 80 años cobra dimensiones inesperadas. En Europa había hace tres años en torno a los 14 millones de personas que ya habían cumplido los 80 años. Esta cifra puede triplicarse e incluso sextuplicarse -depende de las variables que se manejen- antes del año 2050.

Al mismo tiempo, la baja fertilidad en el Viejo Continente no se puede compensar ni siquiera con una inmigración anual de un millón de personas, según el estudio. Aunque, a corto plazo, la inmigración aumenta la fuerza laboral y decrece la proporción de ancianos.

Las condiciones de salud han tenido significativas mejoras en la Europa de la postguerra. Desde 1950, los pronósticos de vida han crecido en tres años por década y para la primera mitad del próximo siglo las mujeres llegarán a vivir entre 83 años en el peor de los casos y 95 en el mejor. Las expectativas de vida más altas ahora son para Japón, con 82 años en las mujeres y 76 en los hombres.

El total de la población mundial crecerá, como mínimo, según el estudio, un 50% y pasará de los 5.500 millones de habitantes actuales a 9.500 millones. Aunque, según otras proyecciones del mismo instituto, el total de habitantes del planeta podría duplicarse y llegar a los 11.000 millones. Luego, hacia la segunda mitad del siglo, se estabilizará en torno a los 12.000 millones. Mientras en los países desarrollados aumentará sólo en un 10% hasta el año 2050, la explosión demográfica tendrá dimensiones impredecibles en el Tercer Mundo.

Hasta el año 2050, a pesar del avance del sida, de las distintas epidemias, la hambruna y las guerras, la población de África se triplicará por los altos índices de natalidad que se registran. En América del Norte aumentará en un 35%; en Suramérica, en un 75%, y en China, sólo en un 50% por las restrictivas leyes de natalidad.

África

Las bajas expectativas de vida para África son alarmantes. Para el año 2050 se espera que los hombres vivan una media de sólo 37 años y las mujeres, de 40. A pesar de ello, la población de Africa del Norte se triplicará por los altos índices de natalidad -de seis a ocho hijos por mujer- y pasará de los 140 millones actuales a 330 millones de almas. La población del Sahara aumentará también considerablemente, pasando de 502 millones a 1.500 millones de personas.

Wolfgang Lutz, jefe del estudio, aseguró ayer que los gobiernos europeos deben decidir "líneas urgentes de acción frente a las perspectivas realistas" para el cambio de siglo.

En esta investigación demográfica se analizaron distintas variables de los tres factores que lo determinan: índices de natalidad, de mortalidad y migraciones. "No se puede propnosticar sin un cierto grado de incertidumbre y por ello las cifras son una media de las variables analizadas", asegura Lutz. "Justamente esta inseguridad", añade, "debe alertar a los gobiernos para estar preparados y enfrentarse a una población cada vez más envejecida y a un número cada vez menor de población activa". "Se trata de cifras de enorme importancia para la planificación y seguridad en las jubilaciones y para el número de personas que necesitarán asistencia permanente", termina.

El Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA), autor del estudio, es una organización de carácter privado formada por científicos de 15 países occidentales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de marzo de 1994