330 madrileños se quedan en paro cada día

Desde 1987 han desaparecido 126.000 empleos fijos, pero los temporales se han multiplicado por cuatro

Cada día, 330 personas engrosan las listas de paro del Instituto Nacional de Empleo (Inem) en la región. Así lo demuestran las cifras del pasado mes de enero: 9.907 desempleados más. Y Madrid ocupa el lugar de cabeza en la estadística nacional.Casi 16 de cada 100 madrileños que están en disposición de trabajar y quieren hacerlo -población activa- no pueden. Los sindicatos no ven el final a este drama. Los empresarios confían en el éxito de los contratos parciales y de aprendizaje. Desde 1987 se han perdido 126.000 empleos fijos, mientras los temporales se han cuadruplicado.

Madrid se ha llevado la palma en las cifras de paro de enero: uno de cada seis ciudadanos que quedaron sin empleo el mes pasado está en la región. En la negra estadística mensual supera a otras comunidades industrializadas, como Cataluña.

La cifra ha crecido astronómicamente entre enero de 1993 y enero de este año: 75.977 madrileños se han incorporado a las listas de paro del Inem en 12 meses. El mes pasado hubo, pese a todo, 34.766 colocaciones. La estadística es de suma y sigue. Durante los años de bonanza económica, el paro se redujo (en torno al 10%), pero no desapareció. Es lo que llaman paro estructural. Afecta, sobre todo, a jóvenes con escasa formación, mujeres con cargas familiares y parados de larga duración.

La población activa no ha hecho sino aumentar. Ahora, los desempleados ya suman 308.125 según el Inem, una cifra inferior en 50.000 a la que proporcionó la última Encuesta de Población Activa (EPA). De la próxima EPA, a punto salir, no se espera un panorama más halagüeño.

La destrucción de empleo avanza con un ritmo imparable. La crisis trae de la mano los cierres y los expedientes de regulación de empleo. Estos últimos afectaron el año pasado a 24.094 trabajadores, el doble que el año anterior, según datos que ofrece la Dirección General de Empleo del Gobierno regional.

El pesimismo de los sindicatos es más que evidente. "El desempleo resulta alarmante, pero más alarmante aún es que no haya ningún signo de recuperación", afirma el secretario de acción sindical institucional de UGT-Madrid, Manuel Mariscal. El aumento del paro en la construcción le parece especialmente preocupante. "La crisis se ahonda. Los niveles de destrucción de empleo son altísimos, y eso teniendo en cuenta que ya llevamos un año de recesión", apunta el responsable de empleo de CC OO-Madrid, Pedro Reyes.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los dos sindicatos están convencidos del "fracaso" de las nuevas modalidades de contratación. "Sólo sirven para sustituir empleo fijo por temporal", sostiene Reyes.

Sin embargo, las contrataciones flexibles son la gran esperanza de los empresarios. "Las perspectivas de empleo mejorarán con los contratos a tiempo parcial y de aprendizaje", afirma Pablo Gómez Albo, director de asuntos laborales de la patronal CEIM (miembro de CEOE).

La flexibilidad laboral es la panacea de los empresarios y la bestia negra de los sindicatos. Un vistazo a la estadística demuestra que el empleo madrileño ha venido creciendo -o incluso decreciendo- a costa de la estabilidad. Así, a finales de 1987 había en la región 1.187.000 trabajadores con contrato indefinido y 77.000 temporales. En el tercer trimestre de 1993, los primeros habían disminuido a 1.064.000, mientras los segundos sumaban 288.400.

Estos datos provienen del estudio El mercado de trabajo y su evolución en la Comunidad de Madrid 1993, elaborado por el Gobierno regional. Su titular, Juan Navarro, es concluyente: "La mayor parte de los empleos que se pierden son fijos". En este informe se destaca también el aumento de la población activa en la región.

Una singularidad del mercado de trabajo madrileño es el peso del empleo público. En la Administración trabajan 379.000 personas, la mayoría funcionarios y, por tanto, fijas. En el sector privado hay 975.600 asalariados. El número de empresarios es de 233.600.

Crisis de la industria

"Teniendo en cuenta el aumento del paro y de la inflación en enero, pese a que ésta aún no registra las subidas salariales, el panorama es negro", dicen en CC OO. Aquí creen que la crisis de la industria es determinante "porque tira de todo hacia abajo". "La gran ventaja de la economía madrileña es su diversificación. La industria no está hundida y el sector servicios tiene un gran peso", apuntan en UGT.Precisamente los servicios, sobre todo el turismo, son la esperanza de los empresarios. "La construcción y el turismo pueden empezar a remontar pronto", dicen en CEIM. La devaluación de la peseta tiene ventajas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS