Protestas diarias de los empleados de Telefónica por la falta de convenio

Los delegados sindicales de Telefónica comenzaron el pasado martes una nueva modalidad de protesta por la falta de convenio. Los trabajadores se concentran desde las diez de la mañana hasta las ocho de la tarde ante la sede de la compañía en la Gran Vía para forzar a la empresa a negociar las condiciones del convenio colectivo con propuestas satisfactorias. Aún está pendiente el convenio de 1993, tras un año de negociaciones inútiles.Los trabajadores, que al principio exigían una subida salarial de dos puntos por encima del índice de precios al consumo, han claudicado y se conforman ya con el mantenimiento del poder adquisitivo. Esto supone una actualización de los salarios en un 4,9%, conforme al incremento de los precios registrados el pasado año. La empresa, que en un principio no ofrecía más que un 4%, cedió ayer en 0,4 puntos más. Pero los sindicatos no aceptan ya ni una décima menos de sus exigencias.

Otro de los capítulos conflictivos de la negociación del marco laboral de la compañía es el asunto de la movilidad. Los representantes sindicales exigen que la empresa les tenga en cuenta a la hora de decidir los cambios según criterios de antigüedad, formación y méritos de los empleados.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS