Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONFLICTO ENTRE JUECES

Peces-Barba: "Un paso en falso"

Gregorio Peces-Barba, rector de la Universidad Carlos III de Madrid y ex presidente del Congreso de los Diputados, considera "absolutamente inadecuada la decisión de dirigir al Rey ese memorándum, porque el Rey no es un poder del Estado y, salvo para llamar la atención, la iniciativa no tiene ningún sentido".Para Peces-Barba, uno de los ponentes de la Constitución, la frase del artículo 56 de la Carta Magna que atribuye al Rey la función de arbitrar y moderar "el funcionamiento regular de las instituciones" no justifica la apelación de los magistrados, pues se trata de "una mera declaración, sin contenido jurídico".

Particularmente grave para el rector resulta que "el Tribunal Supremo, que es un intérprete del Derecho, dé ese paso en falso, ya que puede inducir a confusión a los ciudadanos". A su juicio, el Rey no puede hacer nada en este caso, "salvo remitir el memorándum al Gobierno para que lo envíe al Consejo General del Poder Judicial. Y quizá invitar a comer a unos y otros para tratar de propiciar un acuerdo".

Respecto al conflicto de competencias entre los dos tribunales, considera que "no es el primer caso en que el Constitucional ha entrado en la producción normativa positiva", en lugar dé limitarse a determinar la constitucionalidad o no de la sentencia, por lo que "seguramente se ha excedido en su función".

Para Peces-Barba, "lo correcto hubiera sido anular las dos sentencias, tanto la de la Audiencia de Madrid como la del Supremo, una por exceso y otra por defecto, y ordenar que se realizara la prueba de paternidad".

Finalmente, recuerda que "el Tribunal Constitucional, que vigila la actuación de los poderes del Estado, no tiene sin embargo nadie que le vigile y por eso debe ejercer un riguroso autocontrol". En este sentido, la polémica 1"puede resultar positiva como llamada de atención".

Jordi Solé Tura, ex ministro de Cultura y ponente constitucional, manifestó ayer que la apelación de los magistrados del Supremo al Rey "es absurda" y "una equivocación muy profunda" porque, en su opinión, Io que se le está pidiendo al Rey es que infrinja la Constitución".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de febrero de 1994