Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:MÚSICA

La luz en Pérez Maseda

Esta semana, Aldo Ceccato ha unido al Chaikovski expansivo del Concierto para violín -protagonizado por el gran Dimitri Sitovestki, hijo de la pianista Bella Davidovich- no con Stravinski sino con el español Eduardo Pérez Maseda, un talento y una sensibilidad siempre agudas e inquietantes. Su producción es atractiva, sólida y rigurosa del mismo modo que lo sor¡ sus meditaciones que se extienden desde los pentagramas hasta el pensamiento humanístico bien testimoniado en sus amplias inquisiciones sobre Wagner, su entorno y su. trasfondo.Regreso a la luz, la obra presentada ahora y escrita por encargo de la OCNE, vuelve sobre materiales de la ópera Luz de oscura llama, íntima aureola sanjuanista sobre texto poético de Clara Janés, estrenada en el Olimpia en abril de 1991. No estamos ante una solución cómoda, ni tampoco ante ninguna actitud complaciente con lo ya hecho, sino frente a la necesidad, por parte del compositor, de dar nuevas expresiones a ideas de ayer mismo.

Orquesta Nacional de España

Director: A. Ceccato. Solista: D. Sitovestki, violín. Obras de Pérez Maseda y Chaikovski. Auditorio Nacional. Madrid, 28 de enero.

La media hora larga de la pieza orquestal queda lejana en su conjunto de la formulación dramática de la ópera y el propio compositor declara que ni la creación, ni el conocimiento de la visión dramática condicionan la precepción de Regreso a la luz como música pura.

Eduardo Pérez Maseda maneja el gran conjunto orquestal, rico, diversificado y mesurado, con dominio, claridad y sonoridades personals dentro de una textura lúcida que no sabe de sombras ni tinieblas. Su misterio no es el de la noche, sino el de la luz; que también cabe meditar en la soledad sonora del mediodía. Así lo ha hecho Pérez Maseda a partir de sus propias iluminaciones para llegar a la creación de hondas bellezas musicales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de enero de 1994