Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desaparece la revista 'Lui', Pionera en Europa de la prensa erótica

La revista francesa Lui (Él) ha cerrado al cumplir los 30 años. En su último número, en portada, Kate Moss, retratada como una nueva BB, y un informe sobre Las 30 chicas más sexy. Era el canto del cisne. De los 350.000 ejemplares que vendía cada mes Lui diez y quince años atrás se había pasado a sólo 70.000 ejemplares, con la correspondiente caída de los ingresos publicitarios.Lui apareció en 1963, dentro del grupo Filipacchi, como respuesta francesa a Playboy. Si Salut les Copains, del mismo editor, era para los adolescentes, Lui era para los "adultos de la nueva época". La dirigía Jacques Lanzmann, periodista y novelista. Entonces la fórmula consistía en alternar reportajes, encuestas sobre sexualidad, entrevistas a famosos con fotos a todo color y en papel satinado de chicas desnudas que, ¡oh milagros del contorsionismo y de la luz!, nunca mostraban ni pezones ni vello púbico. "Teníamos muchos suscriptores que nos pedían que les enviásemos Lui a una estafeta de correos para que no la viesen ni su mujer ni sus vecinos", recuerda Lanzmann.

El primer pecho visto frontalmente y sin gasas que lo oculten se publica en 1968, un año símbolo para la revolución de las costumbres. El pubis aún permanecerá protegido por los censores hasta 1972. En las pantallas va a empezar el reinado de Emmanuelle y Lui va con su época. Pero lo cierto es que su fama de revista erótica va a acabar por irle a la contra. Las modelos que aparecen en traje de baño -Claudia Schiffer, Noemi Campbell, etcétera- en otras publicaciones no quieren ser retratadas, ni aunque sea en sotana, por Lui.

En 1988, ante el auge de las publicaciones de porno duro vendidas en quiosco, Lui intenta separar el texto de las fotos, que se venden en cuadernillo aparte. No sirve de nada, como no sirve de nada el que las chicas salgan vestidas y las fotos las firmen grandes nombres. Salut les Copains murió en 1991. Los adolescentes ya peinan canas y los adictos al género prefieren el vídeo a recortar las fotos de las chicas y soñar con ellas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de enero de 1994