Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Eurocámara pide la destitución de Owen como mediador en Bosnia

El fracaso de las conversaciones de paz sobre Bosnia celebradas en Ginebra esta semana ha tenido ya una primera consecuencia diplomática: el Parlamento Europeo ha pedido formalmente la sustitución del mediador comunitario, David Owen, ante"la falta de resultados", de una "estrategia" que pretende dividir por criterios étnicos un Estado reconocido por la ONU. La petición de una reconsideración de la actitud ante el conflicto ha sido respaldada por el ministro francés de Exteriores, Alain Juppé.

Lord Owen aseguró ayer que no va a dimitir de su cargo de mediador comunitario a pesar de la resolución emitida ayer por el Parlamento Europeo pidiendo su sustitución a la Unión Europea (UE). David Owen, quien fuera ministro laborista de Asuntos Exteriores del Reino Unido, asumió las tareas mediadoras en el conflicto de los Balcanes en nombre de la UE, en agosto de 1992. La resolución de ayer de la Eurocámara critica "la falta de resultados de las gestiones de los mediadores de la UE y de las Naciones Unidas, que han tratado insistentemente de dividir Bosnia-Herzegovina según criterios étnicos, a pesar, de ser miembro de la ONU".

Owen y el mediador nombrado por la ONU, Thorvald Stoltenberg, asumieron la estrategia de los presidentes de Serbia y Croacia y diseñaron, el pasado verano, un plan que prevé el desmembramiento de Bosnia en tres Estados étnicos (serbio, croata y musulmán) cuyos límites fronterizos han generado todo tipo de roces en las negociaciones.

A favor de la destitución de lord Owen votaron 106 diputados (democristianos del Partido Popular Europeo, liberales, gaullistas, verdes y grupo mixto). En contra, 95 eurodiputados (socialistas y conservadores británicos). Otros 21 parlamentarios se abstuvieron.

La finalidad del recambio de Owen, a quien en numerosas ocasiones el Gobierno de Bosnia ha acusado de alinearse con las pretensiones serbias, sería la de facilitar la apertura a una nueva estrategia negociadora que no signifique la imposición "al más débil" de una división de Bosnia. La resolución aboga por el nombramiento de un nuevo mediador y con un mandato para la Fuerza de Protección de la ONU en la antigua Yugoslavia (Unprofor) que le permita intervenir "enérgicamente" en el restablecimiento de la paz y en la protección de las llamadas "zonas seguras" decretadas por la ONU, los enclaves musulmanes cercados por las milicias serbias. El nombramiento de un nuevo mediador es competencia del Consejo de Ministros de los Doce.

La trascendencia de esta resolución está por ver. Ayer mismo el Ministerio británico de, Exteriores declaró que lord Owen "cuenta con el pleno apoyo de los Gobiernos de la Unión Europea y, en tanto que ellos no decidan otra cosa, su posición no está en absoluto amenazada".

La petición de una nueva aproximación al conflicto de Bosnia planteada por el Parlamento Europeo es simultánea a la realizada por el ministro francés de Asuntos Exteriores, Alain Juppé, quien ayer solicitó "una revisión global de la situación".

Francia promoverá en los próximos días una reunión urgente entre los Doce, Estados Unidos y Rusia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de enero de 1994

Más información

  • Los diputados cuestionan la división étnica de la república