Crítica:Crítica
i

La imagen objetualizada

Esta exposición ofrece una visión de la creación francesa actual a través de las artes que se apartan de las categorías tradicionales de pintura y escultura. Para ello se ha seleccionado cerca de una treintena de obras de artistas por lo general jóvenes, aunque algunos de ellos, como Christian Boltanski, Jean-Marc Bustamante, Bertrand Lavier o Ange Lecciasean ya muy conocidos en la escena internacional.La idea que parece hilvanar la muestra es la de presentar un arte que pretende diferenciarse de las corrientes impuestas desde otras latitudes, buscando sus señas de identidad en la tradición francesa; más concretamente, explotando dos fenómenos que pueden ser reconocidos como franceses: la invención de la fotografía y los ready mades de Marcel Duchamp.

Impresiones múltiples

Centro Cultural del Conde Duque, calle del Conde-Duque, 11. Madrid. Hasta el 30 de enero.

Las obras presentadas en esta exposición ocupan un territorio indefinido entre el objeto físico elegido y la imagen virtual que procede de la cámara oscura; se trata de híbridos entre cuadros y fotografías, entre objetos industriales y formas escultóricas, que navegan por esas turbias aguas que bañan a la vez las imágenes publicitarias y los signos que son asumidos como expresiones culturales.

Son obras de una impecable realización, tan alejadas de lo efimero y antiformalista del arte povera como del purismo del minimal art, pero hay en ellas una preocupación por evidenciar la realidad de los materiales y los objetos, en contraposición con la presencia de sus imágenes.

Los procedimientos fotográficos son el denominador común de estas obras; en ellas, la fotografía pretende una condición objetual, rebelándose a permanecer comprimida en ese plano sutilmente delgado que es la capa de emulsión sobre papel, negándose a ser meras imágenes para convertirse en objetos.

Renuncias

Para ello, estos artistas plásticos renuncian a convenciones fotográficas como el soporte o la fotogenia y se aproximan a los medios de expresión publicitarios y a las paradojas del arte conceptual desarrollando toda una serie de retóricas posmodernas que evidencian, una vez más, a través de sus intentos de renovar el campo de la imagen, la crisis que atraviesa el mundo actual en todas sus actividades, una crisis que no es otra que la ausencia de creatividad.Otro ejemplo de la crisis de creatividad se observa en la nómina de artistas: de los 14, dos lo hacen bajo nombres de apariencia comercial, como, por ejemplo, Information Fiction Publicité (1FP); otros se presentan asociados, mientras que Philippe Cazal firma su obra con un grafismo diseñado por una agencia de publicidad.

Estos detalles evidencian un distanciamiento entre el artista y la obra y la imposibilidad de asumir totalmente 1 a autoría de ésta al sumergirla en un mundo de imágenes convertidas en espectáculo para el consumo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 02 de enero de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50