La UE aprueba la negociación con Marruecos y retrasa la de Israel

El Consejo de Ministros de la Unión Europea (UE) aprobó ayer abrir un mandato de negociación con Marruecos. La decisión es una buena noticia para la diplomacia española, que en las últimas semanas había amenazado con bloquear otras negociaciones si los Doce no daban un giro hacia el sur y abrían las negociaciones con Marruecos. El comisario Manuel Marín agradeció anoche el apoyo dado por España y Francia en las últimas semanas a la apertura de estas negociaciones, que viene a compensar el giro dado por la Unión Europea hacia la Europa del Este en un momento en que negocia la adhesión de países de la Europa del Norte. A pesar de la decisión del desbloqueo de las negociaciones, éstas corren el riesgo de empantanarse pronto si el Gobierno de Marruecos, tal como se espera, considera corto el mandato comunitario.Los Doce, sin embargo, no aprobaron ayer la apertura de negociaciones ni con Túnez ni pon Israel, a pesar de la petición expresa planteada por el primer ministro israelí. Issac Rabin, que en su reciente visita a Bruselas pidió a la Unión aprobara ayer la apertura de un mandato para renegociar el acuerdo comercial entre su país y la Comunidad.

La Unión tampoco satisfizo todas las aspiraciones del presidente de Rusia, Borís Yeltsin, que esperaba la autorización de los Doce al acuerdo comercial y de asociación con su país. Los Doce se limitaron a aprobar una declaración institucional que deberá ser firmada por Yeltsin y por las presidencias del Consejo y de la Comisión Europea. La declaración pretende evitar el enfado de Yeltsin y lograr que no suspenda su visita a Bruselas, prevista para mañana y el jueves.

España y la reforma

Los Doce aprobaron también sus propuestas sobre la adaptación de las instituciones comunitarias cuando se produzca la adhesión de Finlandia, Suecia, Noruega y Austria. Ni España ni el Reino Unido lograron su objetivo de dar mayor peso a los grandes países en el tema de la minoría de bloqueo, que quedará establecida en 27 votos. España pretende que basten 23 votos cuando estos representen a sólo tres países, de forma que con dos países grandes y uno pequeño se pueda lograr el bloqueo. González planteará este tema en la cumbre de Bruselas.

En el resto de temas institucionales se acordó ampliar el número de comisarios en uno por cada nuevo país miembro y trastocar el orden de los países en la formación de las troikas comunitarias, de forma que siempre haya un país grande. España ocupará la presidencia en el año 2002, acompañada de Bélgica y Dinamarca, y acompañará a Bélgica junto a Suecia y a Dinamarca junto a Grecia en el resto de sus troikas.

El Consejo trató también del Libro Blanco sobre el empleo que impulsa la Comisión Europea, del desbloqueo de la agencia de Marcas de Alicante y de las negociaciones del GATT.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 06 de diciembre de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50