Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La presidenta de Nicaragua se declara "muy satisfecha" de su visita a España

La presidenta de Nicaragua, Violeta Barrios de Chamorro, concluyó ayer su primera visita de Estado a España -hoy regresará a su país-, declarándose "satisfecha" e incluso "supercontenta", de la acogida que obtuvo y de los resultados cosechados en las diversas entrevistas y sesiones de trabajo que mantuvo durante sus tres días de estancia en Madrid, adonde llegó el pasado lunes.

Chamorro recibió ayer en el Palacio de El Pardo, donde se hospeda, al presidente del Partido Popular, José María Aznar, y a continuación acudió al diario EL PAÍS, donde fue recibida por el presidente de PRISA, Jesús de Polanco; el consejero delegado, Juan Luis Cebrián; el director del periódico, Joaquín Estefanía, y otros directivos del rotativo.Más tarde, la jefa de Estado nicaragüense se entrevistó con la cúpula de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, que encabeza José María Cuevas. Hoy los Reyes de España despedirán a Chamorro en El Pardo.

El grueso de las conversaciones mantenidas en Madrid por la presidenta ha girado en torno al asesoramiento español para promover una nueva legislación de las Fuerzas Armadas nicaragüenses que permita a Chamorro sacarlas legalmente de la órbita sandinista para colocarlas, en 1994, bajo la autoridad del poder civil. La reforma deberá ser sometida a la aprobación de la Asamblea Nacional.

A pesar de los recortes presupuestarios que padece la cooperación española, el Gobierno intentará mantenerla en su actual nivel con Nicaragua, el país más pobre de Centroamérica. Chamorro mostró su comprensión "porque en todas partes hay problemas". "No me puedo quejar", señaló la presidenta tras hablar con Aznar, y acabó declarándose "supercontenta".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de noviembre de 1993