Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Al hilo de 'Parque Jurásico'

El desembarco de Parque Jurásico en la Celtiberia ha resultado un éxito, pues es reconocida la mucha solicitud y docilidad de sus gentes, antaño tan remisas al poder civilizador de Estados Unidos, pero hogaño bañadas y aun anegadas en la inmersión cultural americana. Ya nos había visitado Malcolm X, y ello ha permitido a nuestros jóvenes la correcta expresión de su marginación social y racial, ésta, supongo, con ayuda de los inmigrantes africanos negros, que no moros, en síntesis de way-of-life rap, con Vallecas y Villaverde en metamorfosis asombrosa de Harlem y el Bronx. Sería aconsejable ir cambiando de nombre a la Guardia Civil, por si en algún verano próximo el gobernador de Madrid se viera forzado a recurrir a la Guardia Nacional. Para todos estos chicos, consumidores de grandes botas de baloncesto, que ya se dice basket, y ropa de grandísima talla, inspirada en el diseño Payasos Tonetti, habrían de impartirse en los colegios e institutos -¿o se debe decir escuela o school?- algunas clases sobre la biología, vida y costumbres sobre los dinosaurios. Las tales horas lectivas se descontarán de aquellas que se dedican todavía a la historia de España, que es asignatura asimilada a la paleontología, de tan extinguida que está la estirpe de los españoles. Mas conviene objetivar -sí, don Lázaro Carreter, que el verbo objetivar puede usted ya incluirlo en el Diccionario de Autoridades, porque de él hizo uso el lehendakari Ardanza para calificar sus obligaciones de estadista gobernante respecto de la última visita real- el hecho diferencial euskadio-catalán; que, como ya fuera suprimida desde hace años la historia del Estado opresor en estas magníficas y europeas naciones, las clases de biología dinosáurica pueden reemplazar ventajosamente a la enseñanza de la lengua maqueta y charnega, esa que la Constitución llama castellano.Manuel Ángel Pérez Aldana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de noviembre de 1993