Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno apoyara a los empresarios frente a la presión salarial

El ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, ofreció ayer a los empresarios el respaldo del Gobierno para resistir las presiones salariales que se producirán si no es posible el pacto social. Un acuerdo que el ministro consideró "difícil", aunque "debemos intentarlo". Solbes aseguró que la reforma del mercado de trabajo entrará en vigor, aun sin pacto, en el primer trimestre de 1994, e intentó infundir confianza al afirmar que "lo peor de la crisis ya ha pasado".

El titular de Economía aseguró ante 500 empresarios y profesionales, que participaron en la XV Reunión Costa Brava, organizada por el Círculo de Economía, que para moderar los salarios "pueden contar absolutamente con el apoyo del Gobierno". Los empresarios, por su parte, deben resistir las presiones salariales ante las dificultades de alcanzar un pacto social, que consideró "difícil". Solbes lanzó un ultimátum a los sindicatos: "El plazo para lograr un pacto social se está agotando., Estamos en un momento crítico. Quedan pocos días y es difícil llegar a un acuerdo, pero debemos intentarlo".Para infundir ánimos a los empresarios, el ministro, como había hecho el gobernador del Banco de España la víspera, aseguró que "lo peor de la crisis ha pasado. Es bastante evidente que estamos en el. fondo de la crisis, e incluso en el principio de una nueva recuperación".

Solbes reiteró a los empresarios que la primera medida que tomará el Gobierno en los próximos días es enviar al Congreso un proyecto de ley de reforma del mercado laboral. El Gabinete tiene prisa en aprobar esta reforma, y Solbes aseguró que estará lista "en el primer trimestre de 1994".

Admitió que esta reforma "puede aumentar el paro a corto plazo, pero es el único camino para generar empleo a medio y largo plazo".

Página 45

Editorial en la página 14

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de noviembre de 1993

Más información

  • Lo peor de la crisis ya ha pasado, según Solbes