La URSS realizó un ensayo nuclear en 1954 sobre miles de civiles y soldados del Ejercito Rojo

En la mañana del 14 de septiembre de 1954, en los montes Urales, a unos 960 kilómetros al sureste de Moscú, los militares soviéticos hicieron explosionar una bomba atómica en el aire, sobre unos 45.000 soldados del Ejército Rojo y miles de civiles, según una información publicada ayer en el diario estadounidense The New York Times. Nunca se ha sabido cuántas personas resultaron muertas o heridas. Una película del ensayo nuclear, obtenida recientemente de los archivos secretos de los militares soviéticos, arroja nueva luz sobre las pruebas nucleares realizadas durante la guerra fría y sobre el uso de personas como auténticos cobayas de laboratorio, según aseguran especialistas nucleares.

Entre las revelaciones de la película, que fue proyectada parcialrriente en París a finales de octubre, destaca el hecho de que en un solo ensayo nuclear los soviéticos expusieron a sus tropas a niveles de radiación 10 veces superiores al máximo permitido para las tropas estadounidenses en un año. También revela que las tropas fueron expuestas a altos índices de radiactividad por un largo período de tiempo, al menos un día entero. El objetivo de la prueba nuclear, según explica el narrador oficial de la película, era comprobar si los soldados podían participar en una batalla inmediatamente después de resultar alcanzada la zona de combate por una bomba atómica.

Un comité de veteranos de guerra soviéticos ha exigido al Gobierno indemnizaciones y atención médica especial por lo que consideran años de enfermedades producidas por la radiactividad. La película aporta la primera prueba documental de que hubo tal ensayo. Generales del Ejército ruso indicaron recientemente a los veteranos que la explosión fue una "imitación" de un estallido atómico.

En octubre de 1991 el diario Pravda informó por primera vez de la prueba secreta y desde entonces los veteranos de guerra han hablado abiertamente del caso. La explosión se produjo cerca de la localidad de Totskoye. Las cámaras filmaron el estallido tal como ocurrió, a unos 350 metros de altura. Los soldados, en endebles refugios, se hallaban a menos de cuatro kilómetros del centro de la explosión.

La película muestra a continuación como los soldados, con escasa protección, avanzan a través de un infierno de polvo, calor y radiactividad.

Según The New York Times, todas las potencias nucleares expusieron a sus hombres a los efectos de la radiación durante la guerra fría para estudiar sus reacciones. Estados Unidos habría efectuado pruebas en el desierto de Nevada y en el Sur del Pacífico. Y Francia habría utilizado el desierto argelino como campo para sus ensayos nucleares.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción