Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las viejas disputas de IU afloran en Nueva Izquierda de Madrid

La portavoz de Izquierda Unida en la Asamblea de Madrid, Isabel Vilallonga, promotora del documento que propugna la integración de este partido en el Gobierno regional (presidido por el socialista Joaquín Leguina), empieza a perder adeptos. Ayer se dio un baño entre los líderes más populares de Nueva Izquierda, su corriente renovadora (Nicolás Sartorius, Cristina Almeida...), pero a esa cita faltaron algunos de sus diputados. Algunos alertaron incluso sobre "el peligro de ruptura en la organización".

El debate actual en IU sobre la propuesta formulada por Vilallonga para entrar a formar parte del gobierno regional empieza a resultar revelador. La portavoz de IU en la Asamblea es, dentro de la coalición, una abanderada de la corriente renovadora Nueva Izquierda, mayoritaria en el grupo parlamentario de la Asamblea.Varios diputados regionales de IU, de Nueva Izquierda, criticaron ayer los métodos empleados por su portavoz. Llegaron a alertar ante un posible "riesgo de ruptura en la organización si otros dirigentes de IU siguen tensionando el debate respecto a entrar o no en el Gobierno regional".

Nueva Izquierda

Este sector de Nueva Izquierda ofreció en la mañana de ayer una conferencia de prensa a la que acudieron concejales de Madrid (Paco Herrera, Begoña San José), diputados que se abstuvieron en la votación del grupo sobre el documento de integración con el PSOE (Jaime Ruiz y José Antonio Candil) y un parlamentario que no estuvo en aquella reunión (José Antonio Moral Santín). El diputado Adolfo Luxán, que había votado a favor del pacto con el PSOE, se sumó ayer a este grupo.Todos estos dirigentes de IU son en realidad partidarios de la alianza con el PSOE en el Gobierno de la Comunidad. Pero cuestionan el momento y las formas. Las diputadas regionales Susana López, miembro de la presidencia de IU de Madrid, y Maite Martínez, son catalogadas dentro de la línea ortodoxa de IU, encabezada por el coordinador nacional, Julio Anguita.

López y Martínez no quieren tener nada que ver con el Gobierno de Joaquín Leguina. Defienden un control parlamentario de la gestión del PSOE en la Comunidad, aunque fuera del Ejecutivo. Pero ven riesgo de ruptura en IU cuando 11 de sus 13 diputados están supuestamente en la misma corriente renovadora y creen que el debate es interesante "pero si se da en toda la organización de IU".

Para amortiguar un poco todas estas disensiones internas, Vilallonga intervino ayer en una reunión de la dirección federal de Nueva Izquierda, prevista con antelación a estas discusiones. Acudieron el portavoz de la corriente, Juan Berga, Cristina Almeida, Nicolás Sartorius y Francisco Palero, además del diputado nacional Diego López Garrido.

La dirección federal de Nueva Izquierda recordó ayer a sus adscritos "la necesidad de respetar los mecanismos de discusión aprobados en sus distintas convenciones". Nicolás Sartorius señaló en la reunión de la dirección de Nueva Izquierda que la posibilidad de gobernar en Madrid "se vive como una derrota en la organización de IU" y recriminó las medias tintas: "Lo que no podemos es permanecer siempre en la conciencia de la marginalidad crítica cuando a la vez somos menos conciencia y menos crítica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de octubre de 1993

Más información

  • Diputados de la corriente renovadora critican a Vilallonga