Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los españoles deben esperar 30 días para tener instalado el teléfono

El tiempo medio de espera para tener instalado un teléfono, una vez que se ha solicitado, es de 30 días, mientras que las cartas tardan en llegar a su destino por término medio entre día y medio y casi dos días (concretamente 1,7 días). Éstos son algunos de los datos incluidos en el informe sobre la calidad de los servicios públicos de comunicaciones que fueron presentados ayer por Elena Salgado, secretaria general de Comunicaciones, y por los directores generales de Correos, Luis Egusquiza, y de Telecomunicaciones, Javier Nadal.El nivel de calidad de estos servicios, que en el caso del teléfono es la primera vez que la Administración somete a control de calidad, es ligeramente inferior al de la media que se registra en Europa. En el caso de Correos, la media europea de entrega de la correspondencia, una vez que se ha puesto el matasellos, se sitúa en 1,3 días mientras que en España oscila entre 1,5 y 1,7 días.

En el caso del tiempo de espera de instalación de teléfonos, la media europea es algunos puntos más baja en relación con el tiempo de espera en España. No obstante, para los representantes de la Administración de las telecomunicaciones españolas, Telefónica ha cumplido con los objetivos de calidad previstos en el Plan Nacional de Telecomunicaciones, "aunque las exigencias de calidad deberán ir en aumento", en expresión de Salgado.

Llamadas infructuosas

Por otra parte, Telefónica tiene que hacer un gran esfuerzo en reparación de averías, según Nadal. En junio de este año, fecha última analizada en el estudio, se registraron 2,40 avisos de averías por cada 100 líneas, a lo que hay que añadir que en el 6% de los casos las averías tienen que volver a ser reparadas, cuando en realidad esta última cifra debería ser de sólo el 3%.De acuerdo con los controles de calidad encargados por el Ministerio de Obras Públicas y Transportes a la consultora Arthur Andersen, las reclamaciones de facturación de Telefónica sólo alcanzan el 0,70 por mil abonados y las llamadas infructuosas son más habituales en el servicio internacional (2,40%) que en el servicio nacional (1,64%) o en el urbano (0,41%).

La muestra para controlar la calidad de los servicios de correo se ha realizado sobre 15.000. de los 4.500 millones de envíos que se hacen al año, con un grado de confianza del 95% y un índice de error del 1%. Del total de envíos, 2.500 millones son cartas ordinarias; 1.900 millones son cartas económicas; 60 millones son envíos urgentes de todo tipo, y el resto se refieren a certificaciones especiales.

Según Egusquiza, en el último año se han recibido en Correos únicamente 11.000 quejas, de las que sólo 200 se refieren a pérdidas. Entre las principales causas del retraso en el reparto la secretaria general de Comunicaciones citó la enfermedad del repartidor y el deterioro en determinadas localidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de octubre de 1993