Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El relevo generacional

RELEVO EN LA DIRECCIÓN DE UGT. En UGT empezó ayer una nueva etapa. Tras 18 años al frente del sindicato, Nicolás Redondo anunció su retirada, que se hará efectiva en el congreso de abril, al igual que la marcha de José María Zufiaur, su mano derecha. Para facilitar el relevo, Redondo sugirió ayer tres nombres de delfines: Antón Saracíbar; Manuel Fernández, Lito, y Alberto Pérez. El líder de Comisiones Obreras, Antonio Gutiérrez, afirmó que la retirada de Redondo "no pone en peligro la unidad de acción ni las negociaciones del pacto social".

Alberto Pérez es el más joven, 42 años, de los tres candidatos a la secretaría general de UGT y quien mejor puede llevar a cabo el relevo generacional en la central socialista. Hace tres años dejó la secretaría general del País Vasco y entró en la ejecutiva confederal. Desde ese momento se convirtió en uno de los delfines de Nicolás Redondo.Es el adjunto de Antón Saracíbar en la secretaría de organización confederal y junto a su jefe se ha pateado bien las uniones y las sedes del sindicato. Si Saracíbar es el nuevo secretario general de UGT para la etapa de transición, Alberto Pérez quedaría muy bien colocado para un relevo futuro. Su carácter guarda muchas analogías con el de Redondo: es vasco, seco, con poca cintura y muy respetado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de octubre de 1993

Más información

  • ALBERTO PÉREZ