Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los líderes regionales de Siberia amenazan con la creación de una república autónoma

Los líderes provinciales siberianos, reunidos ayer en la ciudad de Novosibirsk, decidieron dar los primeros pasos para conseguir la independencia financiera de Moscú y crear la república autónoma de Siberia, sobre la base del territorio más rico de la Federación Rusa, que aporta el 81% de todos los ingresos en divisas del Presupuesto del Estado. La prolongación de la pugna entre el presidente de Rusia y el Parlamento federal está potenciando el papel de árbitro de los territorios rusos, donde exite un grado de indefinición que aparentemente sólo se resolverá con el desenlace del conflicto en Moscú.

El Gobierno ruso decidió ayer enviar a sus "pesos pesados", desde el primer ministro Víctor Chernomirdin al guru de la reforma económica Yegor Gaidar, por distintos territorios de Rusia entre hoy y el día 2 de octubre. Los dirigentes celebrarán reuniones por separado con grupos de representantes regionales y, sólo después, se convocará el Consejo Federal, el organismo concebido para integrar a los dirigentes de los 89 territorios rusos.El presidente de la república rusa de Kalmikia, Kirsan Iliumzhinov, sin embargo, ha convocado al Consejo Federal para hoy bajo los auspicios del Tribunal Constitucional. Iliumzhinov acusó ayer al Gobierno de intentar dividir a los territorios y manifestó la esperanza de reunir por lo menos al 50% de los líderes regionales. lliumzhinov, que vio frustrados sus intentos de entrevistarse con Borís Yeltsin, dijo que le habían cortado el acceso a la red telefónica del Gobierno mientras preparaba la reunión.

Los líderes de 17 territorios siberianos asistieron a la cumbre de la: Unión de Siberia, la asociación regional que reúne un total de 19 territorios, según informó el periodista Valeri Lavski, desde Novosibirsk. La cumbre declaró anticonstitucional el decreto por el cual el presidente Borís Yeltsin disolvió el Parlamento y exhortó tanto al presidente como al Legislativo a volver a la situación existente antes del 21 de septiembre. Los líderes siberianos pidieron también elecciones simultáneas y la eliminación del bloqueo de la Casa Blanca, la sede del Parlamento Federal. En caso de que estas exigencias no fueran atendidas, amenazaron con dejar de pagar impuestos, interrumpir las exportaciones de petróleo y gas, y apoderarse de la propiedad federal. Una de las más importantes decisiones de la cumbre fue la de "reorientar" el funcionamiento de las principales ramas de la economía en base al principio de "suficiencia regional".

Amán Tuléyev, el líder de la región minera de Kémerovo, pronunció una encendida alocución en defensa de la república de Siberia que fue apoyada por Vitali Muja, el presidente de la Unión de Siberia y jefe de la Administración de Novosibirsk.

Disolución de los 'sóviets'

Fuentes bien informadas aseguran que el Gobierno ruso teme que los sóviets locales, cuyo mandato expira en 1995, bloqueen el proceso electoral y considera la posibilidad de disolverlos anticipadamente, aunque tal vez de una forma selectiva, que afectaría a los sóviets más combativos contra el presidente. "La reforma de los sóviets es necesaria, pero eso no significa que se vayan a disolver", señaló el viceprimer ministro, Serguéi Shajrai, quien admitió la posibilidad de celebrar elecciones anticipadas en aquellos sóviets que obstaculicen la reforma. "En la primera mitad de octubre estará claro si los sóviets se oponen activamente a la campaña preelectoral y si hay que disolverlos o no", manifestó a este periódico Stepan Sulakshin, representante del presidente en la provincia siberiana de Tomsk.El Consejo de la Seguridad de Rusia subrayó ayer la necesidad de emprender acciones para neutralizar los intentos de "cisma" protagonizados por personas "dominadas por las ambiciones regionales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de septiembre de 1993

Más información

  • La pugna por el poder en Moscú potencia el papel de los territorios