Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un empresario alicantino se entrega a la policía tras atracar dos bancos

Un empresario agobiado por las deudas se entregó el pasado martes a la policía en Alicante. Era el atracador que los agentes andaban buscando por haber asaltado dos bancos en Almainsa (Albacete) y Yecla (Murcia). F. M. S., de 40 años, que posee una pequena empresa en Petrer (Alicante), no había encontrado otra forma de sacar adelante la industria familiar. El botín obtenido durante su corta carrera de atracador, cerca de un millón de pesetas, apenas daba para pagar la deuda de 10 millones que estaba a punto de vencer.Para perpetrar los atracos empleó una pistola de juguete. La policía no ha recuperado el dinero robado, ya que F. M. S. había comenzado a liquidar deudas. Las 942.000 pesetas que consiguió están en manos de algunos de acreedores.

Según declaró el industrial, atracó empujado por la crisis. La empresa familiar, dedicada a la fabricación de calzado, cerró hace un año. Posteriormente montó otra fábrica de bolsos, pero su situación no mejoró.

Según la policía, el industrial perpetró el pasado día 13 un robo en el Banco Exterior de España de Almansa. Se apoderó de 700.000 pesetas. El sistema elegido para el atraco fue el clásico: entregó al cajero una nota en la que le conminaba a entregarle el dinero. Para animarle a obedecer empuñaba la pistola de juguete, que mantenía junto a la cintura.

Con el mismo procedimiento, el empresario realizó otro atraco en el Banco de Crédito y Ahorro de Yecla, en el que obtuvo 242.000 pesetas. Tras el robo, escapó en una furgoneta de su propiedad. Durante su fuga, el atracador vio una patrulla policial, por lo que abandonó el vehículo. En la furgoneta dejó ropa y utensilios utilizados en el atraco. Tras permanecer en paradero desconocido hasta las nueve de la noche del martes, decidió entregarse en la comisaría de Alicante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de septiembre de 1993

Más información

  • El industrial pretendía saldar sus deudas