Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los populares pedirán al Gobierno en el Senado que aplace la decisión sobre el 15% hasta pactarla con todos

El Partido Popular presentará el próximo martes en el Senado una interpelación en la que pedirá al Gobierno que retire su propuesta de cesión del 15% del IRPF a las comunidades autónomas y abra una negociación tripartita, en la que participen los partidos nacionalistas, para estudiar un nuevo modelo "estable y solidario" de financiación autonómica.Alberto Ruiz Gallardón, presidente del Grupo Popular en el Senado, indicó ayer en Sevilla que será muy crítico con el Gobierno en el debate, y calificó la postura del Ejecutivo hasta ahora de "frívola e irresponsable".

Su primera crítica en el Senado será a la tardanza del Gobierno en explicar al Parlamento su modelo de cesión del IRPF y por haber lanzado el debate "sin ideas ni alternativas claras al sistema vigente de financiación de las comunidades autónomas".

Añadió el portavoz popular, acompañado del candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía, Javier Arenas, que la polémica abierta por el PSOE durante el verano ha provocado "discursos peligrosos dentro del debate político nacional", y que el PP "no será responsable del deterioro de un sistema de equilibrio alcanzado por consenso en el pacto autonómico".

En la interpelación popular que Ruiz Gallardón defenderá en el Senado, el PP demandará al Gobierno "que retire las fórmulas parciales que ha ido planteando por cada comunidad y huya de la tentación de aprobar los Presupuestos Generales del Estado con la aprobación de una fórmula que no está madura, como es la del l5%".

"No puede utilizarse la cesión como moneda de cambio", agregó Ruiz Gallardón, quien señaló que "no se conoce la repercusión real que sobre los ingresos y los gastos de las comunidades tendrá la cesión", y que el Gobierno "debe eludir cualquier precipitación".

La propuesta de negociación tripartita que el PP planteará al Gobierno se construye sobre la base de un diálogo técnico -en el que se estudien no los efectos globales de la cesión del IRPF, sino la repercusión particular, comunidad por comunidad- y un debate político q ue recoja la solidaridad interregional por encima de cualquier otro concepto, la equiparación de los servicios mínimos esenciales y la corresponsabilidad fiscal. "La cesión no puede ser considerada como un objetivo en sí rnismo", según Ruiz Gallardón, "porque no tiene en cuenta ni la solidaridad, ni la nivelación de servicios, ni la corresponsabilidad fiscal".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de septiembre de 1993