El Gobierno decide hoy las bases del Presupuesto de 1994 que prevén un déficit del 5,5%

El Consejo de ministros aprobará hoy las líneas maestras de los Presupuestos del Estado para 1994. Economía ha diseñado un proyecto de Presupuestos en plenas negociaciones del pacto social y con los nacionalistas vascos y catalanes, de las que dependen buena parte de las cuentas públicas, y que seguramente tendrán su incidencia en la elaboración del proyecto definitivo y en el posterior debate parlamentario. El Gobierno prevé para el próximo afío uncrecimiento del producto interior bruto del 1,3% y fijará el objetivo de inflación en el 4%. Los últimos datos de Hacienda revelan que se ha producido un nuevo deterioro de las cuentas públicas por lo que la previsión del déficit para 1994 se eleva al 5,5%.

Los ingresos fiscales efectivos en 1993 se han desmoronado mucho más de lo previsto antes del verano y serán inferiores a los de 1992 (12,5 billones de pesetas). Ello supone recaudar unos 900.000 millones de pesetas menos de lo que se había presupuestado para el presente ejercicio. La Administración cree que este dato es un reflejo de la profunda crisis económica, pero sospecha también que se ha producido un fuerte aumento del. fraude fiscal. Una fuente de Economía ha precisado que, coincidiendo con el nuevo Gobierno, muchos departamentos han aprovechado para hacer su propio saneamiento y "han sacado de los cajones todas la facturas que -tenían del pasado".

Un billón de morosidad

La caída de los ingresos se agrava por un aumento de la morosidad de las empresas y particulares con el Estado, y por el disparo del gasto social -especialmente subsidios por. desempleo- todo lo cual conducirá a que el déficit público del Estado, que para 1993 se había previsto en un 2,3%, supere en realidad el 6%. Las deudas pendientes de empresas y particulares con el Estado superan el billón de pesetas. Se incluye las deudas de empresas en suspensión de pagos y quiebra; las peticiones de aplazamiento y las cantidades reclamadas en vía ejecutiva.

Esta nueva realidad ha conducido a situar en el 5,5% la previsión de déficit para 1994. Uno de los objetivos de Economía es recuperar la credibilidad en materia presupuestaria, procurando que ingresos y gastos e desvíen lo mínimo de lo presupuestado.

Pero la fijación de una elevaa previsión de déficit público o supondrá el abandono de la lucha por el control del gasto. Por primera vez, el Gobierno hará una previsión de gasto público inferior al realizado en el ejercicio anterior. Este criterio tendrá como excepción las inversiones públicas. Los Miniserios de Obras Públicas y Economía y Hacienda trabajan con os objetivos establecidos en el decreto de reactivación económica del pasado febrero que fijó un compromiso de inversión pública para 1994 de más 700.000 millones de pesetas. Ello supondría un volumen superior a los 590.000 millones licitados este año. Ello significa también el cumplimiento por parte del Gobierno central de la parte que le corresponde en el compromiso global de que la inversión púíblica de todas las Administraciones públicas -Gobierno central, autonomías y entidades locales- debe alcanzar el 5% del Producto Interior Bruto.

Sueldos de funcionarios

En relación a la incidencia de las negociaciones del pacto social en los presupuestos, el Gobierno parece determinado a no variar su propuesta en materia de sueldos de los fúncionarios. El Ejecutivo plantea la congelación de la cantidad asignada como gasto de salarios públicos, pero ello no implica la congelación de los sueldos públicos. Dado que cada ejercio se jubilan entre 15.000 y 20.000 funcionarios, puede procucirse una pequeña subida de los salarlos si no se cubren las bajas y se cuenta con el mismo dinero. Hacienda quiere de esta forma contribuir también a forzar la reforma de la Administración, procurando un mayor rendimiento de los funcionarios. El Ministerio de Economía tiene previsto iniciar el próximo mes una reestructuración de su departamento que implicará la supresión de una secretaría general y tres direcciones generales.

Las modificaciones normativas en materia de pensiones y desempleo, pactadas o no, se recogerán en una ley distinta a la de Presupuestos que se llamará ley de Acompañamiento o ley Financiera y que se presentará pocos días después a la presupuestaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 16 de septiembre de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50