Un saludable efecto dominó

¿Quiénes serán los árabes que sigan el ejemplo de los palestinos? La pregunta apenas se sostiene ya en el aire: en el aluvión de buenas noticias anoche se destacaban claras señales que colocan a Israel y Jordania en la lista de futuros ex enemigos.En Jerusalén y Ammán hay casi certeza de que el Gobierno laborista de Isaac Rabin y la monarquía del rey Hussein van a hacer próxima y simultáneamente un anuncio formal de que sus países hablan seriamente de una paz duradera.

El rey Hussein ya ha dado su pleno apoyo al vertiginoso proceso de paz en Oriente Próximo. Pero algo invita a creer que es posible que los jordanos, que perdieron desastrosamente el control de Jerusalén y CisJordania en la guerra de los Seis Días en 1967, están dispuestos a hacerlo pronto y con más énfasis.

Más información

Abrazar a Israel sin mayores promesas creíbles inflamaría a la oposición interna, especialmente en momentos en que la diplomacia de. paz del rey arranca críticas cada vez más estridentes y hostiles de los sectores islámicos. Ammán prefiere ahorrarse precisiones hasta que no vea los resultados de la paz.

Por su parte, Siria y Líbano han adoptado posturas mucho más cautas. Damasco ha dicho que no se opone al acuerdo palestino-israelí. Con el mismo tono, Beirut ha añadido que se apresta a catapultar el tema de la ocupación israelí en su territorio meridional a la primera línea de la agenda de paz. Lo hará, sin duda, con la misma tenacidad con la que Siria reclama la incondicional devolución de los Altos del Golán, prácticamente anexionados por Israel en 1981.

Egipto mostró velozmente su adhesión al acuerdo de paz y, por boca de su ministro de Exteriores, Mohamed Abdel Moneim, destacó que "el reconocimiento mutuo entre israelíes y palestinos representa una gran victoria para la política de estabilidad preconizada por El Cairo en la región".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Bienvenida internacional

El presidente francés, François Mitterrand, calificó el acuerdo como "un acto fundador de la paz" [que implica] "gran valentía intelectual y moral". El presidente francés destacó que "esta paz será contagiosa y hará que todo cambie".

Jacques Delors, presidente de la Comisión Europea, calificó lo sucedido como "un paso esencial hacia el establecimiento de una paz duradera", al tiempo que subrayaba "el coraje mostrado por israelíes y palestinos".

Un portavoz del Vaticano, que acompañaba al Papa en su visita a Letonia, mostró el deseo de la Santa Sede de que el acuerdo culmine con el reconocimiento de una patria palestina y la seguridad del Estado de Israel".

El Gobierno holandés definió el acuerdo como un "paso valiente", mientras Beniamino Andreatta, ministro de Exteriores de Italia, expresó "el compromiso político y material" de su país en "el apoyo al proceso de construcción de la paz en Oriente Próximo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción