Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Octavio Paz dice que la revolución mexicana evitó dictaduras

La revolución mexicana de 1910 evitó que el país fuera gobernado por dictaduras militares, pero acabó con la iniciativa política, legalizó la corrupción e introdujo la mentira como forma de poder, afirmó el pasado sábado el escritor mexicano Octavio Paz.Durante el encuentro Los usos del pasado, el premio Nobel de Literatura 1990 señaló que a nivel político la revolución dio estabilidad y evitó que México viviera regímenes totalitarios como otras naciones suramericanas, o catástrofes como las europeas. "Todo el mundo habla del modelo europeo, pero a la gente se le olvida la Alemania de Hitler, la Italia de Mussolini y la Rusia de Stalin", manifestó.

Al participar en la mesa Revolución y posrrevolución, con la que concluyó el encuentro, el ensayista y poeta calificó al actual régimen de México, gobernando ininterrumpidamente desde 1929 por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), como "autoritario pero, no totalitario".

Dijo que la revolución es "un hecho histórico, ocurrió y lo único que se puede hacer es juzgarla, creo que acarreó grandes cambios económicos, sociales, técnicos; cambió y educó en gran parte al país, pero, sobre todo, creó una nueva clase empresarial y un nuevo proletariado".

Una de las cosas más positivas que dejó este periodo, explicó, fue la cultura, y éste es un cambio fundamental, y que de pronto aparece el arte popular, la pintura o la novela realista, y los mexicanos redescubren su presente y su país.

"Todas las revoluciones son, por una parte, pretensiones filosóficas fundadas en la universalidad de la razón, y a la nuestra le falta universalidad. En ese sentido, siempre he pensado que más que una revolución es una maravillosa revuelta popular", aseguró Paz.

Por su parte, el historiador mexicano Lorenzo Meyer señaló que el término revolución se retoma una y otra vez porque dio legitimidad y otorga "un mínimo de identidad nacional, de ser un país más bien formal". Añadió que su precio ha sido muy alto, hubo un gasto enorme de vidas y una pérdida de tiempo en el desarrollo económico del país.

El mexicano Enrique Krauze expresó su pesimismo sobre la vida democrática del México actual. "A pesar de que vivimos un ascenso en la conciencia política, todavía no vivimos la solución del enigma de la democracia en México, y la oportunidad de tener un Gobierno realmente democrático la tendremos en las elecciones presidenciales de 1994", opinó Krauze.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de agosto de 1993