Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos en la mesa

La de Ginebra no es la mesa que acabó con la guerra de Vietnam, cuya forma tardó meses en decidirse, pero puede converdrse en histórica si sirve para firmar la paz de Bosnia-Herzegovina.Todos los protagonistas directos de la guerra, el radical serbio, Radovan Karadzic; el líder croata, Mate Boban; y el presiácnte bosnio, Alia Izet1begovic; se van a sentar cara a cara. Es la primera vez que lo hacen desde el fallido encuentro del 16 de junio, cuando lzetbegovic dio el portazo indignado por el plan serbio y croata de repartirse el botín de Bosnia.

Junto a ellos, se sentarán los actores indirectos, los que mueven los hilos de los combates: es decir, el presidente de Croacia, Franjo Tudjman; y el presidente serbio, Siobodan Milosevic, quien se hace acompañar por su socio de la nueva federación yugoslava, el montenegrino Momír Bulatovic. Al lado, en las sillas de la mediación, se sentarán los muñidores del encuentro, Thorvald Stoltenberg y David Owen.

Sobre la mesa de las negociaciones hay dos propuestas: convertir a Bosnia-Herzegovina en un Estado federal, idea fomentada desde la presidencia bosnia, o transformar el país en una confederación con tres mini-Estados, idea de serbios y croatas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de julio de 1993