Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV rechaza entrar en el Gobierno

Los inacionalistas consideran que González no ofreció suficientes garantías para asumir Industria

El Partido Nacionalista Vasco ha dicho no a un Gobierno de coalición. El PNV no estará, en el próximo Gabinete de Felipe Gonzalez por entender que el presidente no les garantizó un marco de actuación concreto al frente de un Ministerio de Indutria que va a estar bajo el control de -Hacienda. Los peneuvistas creen que Ia fe ciega" no es la base más firme para una colaboración exitosa, a pesar de lo cual, su presidente, Xabier Arzalluz, declaró ayer que "esto no es un fracaso, sino que abre otras vías de colaboración". El documento con la negativa, transmitido por fax a La Moncloa, deja la puerta abierta a un pacto de legislatura, e incluso a un pacto de gobierno tras la celebración del congreso de los socialistas o del debate de los Presupuestos Generales del Estado.

El texto con la negativa fue aprobado por 59 representantes de la Asamblea Nacional y contó con la oposición de uno y la abstención de cinco, estos últimos de Vizcaya.Poco después de las 19.30 de ayer, el PNV comunicó al presidente de] Gobierno, Felipe González, su negativa a participar en un Ejecutivo de coalición, después de casi una hora de reunión del máximo órgano de su partido, el EBB, y de tres horas más de debate en la Asamblea Nacional, celebrada a continuación.

Los tres folios con la negativa de los nacionallstas vascos a entrar en el Ejecutivo de González contienen un agradecimiento por la oférta, pero también incluye quejas por la falta de concreción en el programa a desarrollar.

"Cualquiera que quiera asumir eso", declaró Xabier Arzalluz, "necesita saber si va a poder hacer una política más allá del marco genérico que lanzó el presidente durante el discurso de investidura". Para Arzalluz, en esas condiciones tomar una decisión de tanta responsabilidad, para que Industria siga estando bajo la tutela del Ministerio de Hacienda, "es contraproducente".

Además, el PNV no logró arrancar ningún compromiso al presidente en materia de desarrollo estatutario, pese a que el Parlamento vasco aprobó recientemente un documento con la definición de 55 transferencias pendientes de traspaso que el PNV considera de vital importancia.

El presidente del PNV resaltó, no obstante, que la oferta de González "venía marcada por el hecho de que no nos necesitaba", pero explicó que antes de entrar en el Gabinete no podían "dejar abiertos flancos de ese tipo, y al menos algo tenía que estar concretado, si no solucionado"."Venta de España"

La Asarablea Nacional del PNV dedica también una reflexión a las reticencias del presidente a cerrar pactos previos, dada la susceptibilidad de personas de otras comunidades autónomas y de "sectores de prensa que pretenden vender cualquier progreso en el cumplimiento de la Ley estatutaria como una venta de España".

El presidente del PNV se mostró, no obstante, contento por el debate que ha surgido en el seno de su partido que, a pesar de frustrar las expectativas creadas en tomo a la formación de un Gobierno de coalición, "ha despejado cualquier duda sobre las posibilidades que el PNV tiene para hacerlo en el futuro".

Arzalluz explicó: "Vamos a colaborar con el Gobierno central sin ninguna contrapartida". El PNV está dispuesto, si existe una segunda posibilidad, a entrar en el futuro en el Gabinete -siempre que se consiga una mayor concreción programática- o a un pacto de legislatura con los socialistas.Según Arzalluz, un buen momento sería después del congreso del PSOE o incluso tras el debate sobre los Presupuestos de 1994, pero, añadió: "No sabemos si habrá una segunda posibilidad, y desde luego no está nada previsto".

"Ahora tenemos el camino abierto para eso", explicó el líder del PNV. "Si hay otra oferta sólo habrá que debatir el contenido, aunque el futuro dependerá de la postura de los catalanes, porque con ellos tienen la mayoría absoluta", agregó.

Sin embargo, Arzalluz, con la negativa sobre la mesa, explicó. "Ahora nadie nos va a acusar de coger ninguna poltrona, ni van a poder decir que tenemos la intención de colocar a un centenar de personas. El PNV no tiene interés por ninguna cartera, sino por una situación, y por supuesto en la manera de arreglarla".

Uno de los primeros líderes del PSOE en dar su opinión sobre el rechazo del PNV al Gobierno de coalición fue Ramón Jáuregui, líder de los socialistas vascos. Jáuregui se mostró sorprendido por la negativa pero dijo que esta decisión "abre la hipótesis de un acuerdo de legislatura", informa Efe. A su juicio, "se ha perdido una oportunidad para el que PNV iniciara una andadura en la corresponsabilidad en el Gobierno de España". "La negativa hace más trabajosa y compleja la búsqueda de los acuerdos parlamentarios en las leyes más importantes o en los Presupuestos Generales del Estado", precisé.

La diputada socialista y miembro de la ejecutiva del partido Carmen García Bloise lamentó ayer la decisión de los nacionalistas vascos "porque en el PSOE ya se había aprobado su entrada en el Gobierno". No obstante, indicó que puede ser positivo que se incorporen al Ejecutivo durante la legislatura.

Mientras, el presidente del Grupo Popular en el Senado, Alberto Ruiz Gallardón, aseguró ayer que la decisión de los peneuvistas "demuestra la alarmante soledad con que el PSOE, que no ha conseguido una mayoría parlamentaria suficiente, afronta esta legislatura". A su juicio, el rechazo "es un fracaso de Felipe González y del programa de Gobierno que ofreció en el Parlamento".

Por su parte, el presidente del Gobierno, que en la noche del viernes se reunió durante cuatro horas con el presidente del PNV, Xabier Arzalluz, y con el lehendakari, José Antonio Ardanza, afirmó ayer por la mañana, casi en tono exclamativo: "Ha sido una reunión interesantísima y marcada por el espíritu de cooperación".

El texto del 'no' a González

El PNV envió ayer por fax a Felipe González un documento en el que explica las razones de su negativa a entrar en un Ejecutivo de coalición. Éste es el texto literal enviado por la Asamblea Nacional del PNV "al presidente del Gobierno del Estado":"La Asamblea Nacional del PNV, competente estatutariamente para decidir coaliciones o alianzas poselectorales, recibió con agrado su invitación para que nuestro partido designara a un miembro de su nuevo Gobierno.

Su invitación colocaba a nuestro Partido ante una situación completa y nueva, con una sola excepción histórica acontecida en momentos trágicos. Informada la Asamblea de las diversas reuniones habidas entre usted y sus hombres de confianza con nuestros máximos representantes, sentimos comunicarles que, apreciando su invitación, nos parece que se produce en un marco de cierta premura y de una indudable inconcreción en cuanto a la tarea a realizar y los medios para su buen fin.

Este Partido, que le ha otorgado su confianza sin ninguna contrapartida, no cree que la fe ciega, sin un marco claro de actuación y de solución de problemas largo tiempo no resueltos, sea la base más firme para una colaboración abocada al éxito. Máxime cuando la desproporción con el peso parlamentario de uno y otro partido es tan grande que más que una coalición parece una mera adhesión.

Entendemos su reticencia a una solución previa de contenciosos entre ambos partidos dada la susceptibilidad de personas de otras Comunidades Autónomas y de sectores de prensa que pretenden vender cualquier progreso en el cumplimiento de la Ley Estatutaria como una venta de España.

Nada más lejos de nuestro ánimo el considerar nuestra respuesta a su oferta como un portazo o un desplante. Creemos simplemente que la situación no está aún madura para una fórmula de este tipo.

Su invitación nos ha servido para aclarar y dilucidar nuestra postura como Partido Nacionalista respecto a una eventual participación en el Gobierno del Estado, siendo nuestra conclusión la de que ni ideológica ni jurídicamente existe impedimento alguno para ello, salvando íntegramente nuestra concepción sobre la soberanía de nuestro pueblo.

Lo sucedido no ha sido un fracaso. Nada ha cerrado sino que, por el contrario, ha abierto campos de colaboración de futuro que no habíamos contemplado en el pasado.

Agradecemos en todo caso su gesto y le reafirmamos nuestro apoyo en esta difícil coyuntura económica que exige la colaboración de todos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de julio de 1993

Más información