Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento venezolano cuestiona la gestión de Iberia en la compañía VIASA

El Parlamento venezolano, a través de las comisiones de Turismo y Administración del Senado, ha hecho público un informe sobre la compañía Venezolana Internacional de Aviación (VIASA), participada y gestionada por Iberia, en el que acusa a ésta del atraso financiero de la empresa venezolana, de vender a VIASA aviones obsoletos y de colocar al frente de la gestión personas desconocedoras del sector aéreo. Fuentes de Iberia han negado todos esos extremos tajantemente y subrayan que "en algunas acusaciones existe mala fe".

El informe añade que en 1992 VIASA, que inicialmente estimó unas pérdidas de 48 millones de dólares, "acabó con unas pérdidas en más de 90 millones y hasta mayo de este año superan las de 1992". Los parlamentarios citan en este punto a fuentes del área financiera de la propia compañía. Las fuentes de Iberia aseguran que las pérdidas de VIASA en 1992 de 52 millones de dólares. Según esas fuentes "esas pérdidas hay que compararlas con los 98 millones que perdió en 1991 antes de subvenciones estatales". Aprovechan, al tiempo, para criticar que el Gobierno ha quitado la subvención que tenía antes de la privatización y ha elevado el precio del combustible "a precios más, caros que los que tiene la competencia en Miami".El informe cuestiona también el atraso de la ampliación de capital prevista en VIASA y critica que la línea venezolana está cubriendo sus gastos con aportes periódicos que hace Iberia para mantener operaciones comerciales y la nómina de 3.000 trabajadores. "Tales aportaciones se cargan a la parte de reposición de capital, que a su vez corresponde al accionista mayoritario", dice.

Ampliación de capital

Las fuentes de Iberia han reconocido que tanto Iberia (principal accionista con el 45%) como el Banco Provincial (posee el 15%) "están aportando dinero para cubrir las pérdidas, pero porque el Ministerio de Transportes no se decide a suscribir la ampliación". El Parlamento ya aprobó una ampliación de 62 millones de dólares, según la que el Estado debería aportar 24 (el 40%).

1 Los parlamentarios también objetan el hecho de que Iberia haya vendido a VIASA cinco aviones B 727 "casi obsoletos", tres, de los cuales se encuentran parados por falta de rutas. "Para su máximo funcionamiento", dice el informe, "habrá que practicarles diversas modificaciones, cuyo alto costo haría a aquéllos no rentables. Pero además, el precio que fijó Iberia por sus cinco naves es prácticamente el doble de lo que se cotiza en el mercado internacional". A esto Iberia responde que los cinco aviones fueron revisados y mejorados antes de venderse y que los cinco funcionan perfectamente. También asegura que fueron vendidos al precio de valoración de mercado hecho por las firmas Bureau Veritas y Avmark, entre 3,3 y 3,7 millones de dólares cada uno.

Los responsables de Iberia destacan el hecho de que el responsable de Iberia Intercontinental, Rafael Ordozgoiti (ex vicepresidente de VIASA), explicara el pasado 3 de marzo ante la Comisión de Privatizaciones la marcha de VIASA y que ahora "una comisión distinta entre en este asunto". Las fuentes consultadas sospechan que "el inusitado interés" provenga de las presiones de los pilotos, para cubrir su fondo de pensiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de junio de 1993

Más información

  • La empresa española encuentra "mala fe en algunas acusaciones"