Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil vigilará en el río Danubio el embargo a Serbia

Un total de 38 guardias civiles parten hoy hacia Ruse (Bulgaria) para tratar de impedir el tráfico de armas y víveres con destino a las nacionalidades en liza en la antigua Yugoslavia, especialmente a Serbia. Durante seis meses, 49 guardias civiles desempeñarán esta tarea de control del embargo en nombre de la UEO (Unión Europea Occidental).El contingente español es el tercero en importancia, por detrás del italiano y alemán, y el jefe logístico será también un español. El presupuesto ronda los 140 millones de pesetas.

Durante seis meses, en principio, estos agentes establecerán un férreo dispositivo sobre el Danubio para sellar esta frontera con Rumania, zona hasta ahora exenta de vigilancia, lo que la había convertido en el paraíso de los traficantes de armas y víveres con destino a la antigua Yugoslavia. Los agentes, según el acuerdo de la UEO, están autorizados para usar la fuerza para detener e inspeccionar barcos.

El contingente español incluye también a ocho miembros de la UEI (Unidad Especial de Intervención), quienes, al margen de sus pistolas reglamentarias, portarán material no letal para asaltar embarcaciones que intenten forzar el bloqueo: granadas de gases lacrimógenos y strump, que ciegan y ensordecen a las víctimas durante tres segundos al estallar.

En el destacamento español también figuran una treintena de miembros de la Guardia Civil del Mar. Una patrullera de este servicio lleva varias semanas fondeada en el puerto rumano de Constanza, en el mar Negro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de junio de 1993