Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guatemala acoge la primera cumbre de pueblos indígenas

La ausencia de un 10% de los invitados y un nada disimulado divorcio entre los responsables del foro internacional y el Gobierno del presidente de Guatemala, Jorge Serrano, marcaron la apertura, ayer, de la primera Cumbre Mundial de Pueblos Indígenas, cuya organización fue encomendada a la premio Nobel de la Paz 1992, la guatemalteca Rigoberta Menchú Tum, por el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, Butros Gali.En unas breves declaraciones a la prensa, la anfitriona de la cumbre, Rigoberta Menchú, dijo que la reunión pretende abrir espacios para las etnias indias del mundo en este Año Internacional de los Pueblos Indígenas. Agregó que hay una propuesta que pretende que el lapso de un año sea, extendido a una década.

El foro, cuyas discusiones plenarias se prolongarán hasta el próximo jueves, se desarrollará en la ciudad de Chimaltenango, 55 kilómetros al oeste de la capital guatemalteca. La discusión final, prevista para el viernes, tendrá carácter de secreta y en la misma se discutirán los términos de la declaración oficial de la reunión. El programa de actividades será clausurado con una ceremonia religiosa india en la ciudad símbolo de Iximché, capital del reino Kakchiquel, una de las tribus más importantes de la Guatemala prehispánica.

Ausencias

Rigoberta Menchú atribuyó la ausencia de casi un 10% de los invitados, a la crisis política que vive Guatemala. "Representantes de varias delegaciones diplomáticas acreditadas aquí nos hicieron saber que los delegados de las etnias indias de sus respectivos países se abstendrían de venir por considerar que Guatemala no ofrece garantías suficientes de seguridad en su favor", puntualizó Menchú.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de mayo de 1993