Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Tombrío de Abajo

Hay momentos en la vida de un pueblo en que es conveniente -e incluso necesario- acudir a una votación popular para decidir, entre todos sus habitantes, un asunto de especial importancia. En tales casos no debe ser suficiente la opinión de los representantes de su corporación municipal o junta vecinal: es el pueblo entero quien, de forma directa, ha de tomar la decisión.Así ha ocurrido el pasado domingo 18 de abril en Tombrío de Abajo. El tema de la consulta era -y sigue siendo- de vital importancia para la localidad: aceptación o rechazo de la propuesta de la empresa Antracitas del Bierzo para explotar a cielo abierto un monte comunal próximo al casco urbano. Más allá de dudosas recompensas, está en juego la calidad de vida de sus habitantes. Finalmente ha prevalecido el buen criterio. Por abrumadora mayoría, el pueblo rechazó la pretendida explotación a cielo abierto.

A través de estas breves líneas deseo expresar públicamente mi satisfacción y felicitación por el resultado y el procedimiento participativo empleado. Mi enhorabuena al pueblo de Tombrío de Abajo.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de mayo de 1993