Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN LOS BALCANES

Solana defenderá hoy ante Christopher los ataques aéreos contra los serbios

IGNACIO CEMBRERO, El ministro español de Exteriores, Javier Solana, achacó ayer la firma del acuerdo de paz por el representante de los serbios de Bosnia, Radovan Karadzic, a la "tremenda presión internacional ejercida" sobre el régimen de Belgrado. Solana se entrevistará hoy en Londres con el secretario de Estado norteamericano, Warren Christopher, que recorre Europa para discutir la adopción de nuevas medidas contra los serbios de Bosnia si desautorizan a Karadzic y prosiguen la guerra. El ministro rehusó explicar qué opción preferiría, pero fuentes de su entorno aseguran que preconizará el cierre militar de la frontera entre Serbia y Bosnia mediante, acaso, bombardeos selectivos.

Nada más regresar ayer a Madrid procedente de Estados Unidos, adónde acompañó a los Reyes en su visita privada, Solana acudió a La Moncloa para despachar con el presidente del Gobierno, Felipe González, y preparar su viaje de hoy a Londres. Además de con Christopher, se entrevistará con su homólogo británico, Douglas Hurd. Está también en estudio una reunión de los Doce con el secretario de Estado en Bruselas.Enviado a Europa por el presidente Bill Clinton, Christopher visitará en menos de una semana las capitales de dos de los tres países que más cascos azules han enviado a Bosnia (Reino Unido y Francia), pero no se desplazará a Madrid, que cuenta en esa república con más de mil hombres. Viajará también a Bonn, Moscú y Bruselas.

"La estrategia internacional dura está dando sus frutos", comentó Solana en una conversación con EL PAÍS poco después del anuncio de la aceptación en Atenas por Radovan Karadzic, el líder de los serbios de Bosnia, del plan de paz previamente suscrito por musulmanes y croatas. "La decisión de EE UU de examinar opciones militares y el afianzamiento de Borís Yeltsin en el poder han contribuido a doblegar a Karadzic, aunque lo más decisivo ha sido el endurecimiento de las sanciones impuestas por las Naciones Unidas desde el 26 de abril". "Esto preocupa mucho a Slobodan Milosevic [presidente de Serbia], que, a su vez, está presionando a los serbios de Bosnia

El jefe de la diplomacia española "confía" en que el autoproclamado Parlamento de los serbios de Bosnia "rectifique" el miércoles su decisión del 216 de abril y "apruebe el plan". "Bien es verdad", reconoce, "que en otras ocasiones los acuerdos firmados han resultado ser papel mejado". "Si esta vez no fuese así, hay que poner en marcha el plan de paz con carácter urgente".

Más 'cascos azules'

El mediador d e la Comunidad Europea (CE) en el conflicto yugoslavo, David Owen, estima en 70.000 el número de soldados necesarios para aplicar el plan. Solana admite que España "deberá probablemente aumentar su contribución en hombres, pero sólo muy ligeramente". "No disponemos de muchas más fuerzas que no sean de reemplazo para enviar a Bosnia".

¿Y si los parlamentarios serbios persisten en su rechazo a la paz? "Entonces la respuesta será contundente", contesta el ministro, sin querer entrar en más detalles antes de ver a Christopher. Algunos de sus allegados señalan que el Gobierno español se opone a atizar la guerra levantando el embargo armamentístico que padecen los musulmanes, una de las opciones que baraja el enviado de Clinton. "Hay ya demasiadas armas allí", suele repetir el ministro.

El ministro Solana, según las mismas fuentes, defenderá más bien ante el secretario de Estado norteamericano la adopción de otra de las opciones norteamericanas: una resolución que autorice el cierre por la OTAN (le la frontera entre Serbia y Bosnia por la que transitan las armas, municiones y víveres que Belgrado suministra a las milicias serbias en Bosnia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de mayo de 1993

Más información

  • El ministro español se traslada a Londres