Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ingeniero aeronáutico Amable Liñán, premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica

El ingeniero aeronáutico Amable Liñán Martínez, de la Universidad Politécnica de Madrid y autoridad internacional en mecánica de fluidos y combustión, fue galardonado ayer con el Premio Príncipe de Asturías de Investigación Científica y Técnica. El jurado decidió unánimemente concederle el galardón por "sus contribuciones fundamentales en termoquímica de fluidos", desarrollo, de métodos matemáticos, autoría de "importantes trabajos sobre secuencias de reacciones" y la formación de una escuela española de investigación en aeronáutica.

MÁS INFORMACIÓN

"Entre nosotros, Amable Liñán es un poco como el dios español de las aplicaciones de las matemáticas a la ingeniería", comentaba ayer al conocer el premio Juan Luis Vázquez, catedrático de Matemáticas en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).El fallo del jurado, presidido por el bioquímico Francisco Grande Covián, destaca entre los méritos del galardonado que su obra "haya establecido un puente entre la investigación básica y la tecnología", lo que, a juicio del jurado, "señala un modelo a seguir".

Amable Liñán (nacido en León en 1934) es doctor en ingeniería aeronáutica, catedrático de Mecánica de Fluidos en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Aeronáuticos de Madrid y ha desarrollado labores docentes en las universidades de California, Michigan y Princeton (Estados Unidos) y Marsella (Francia), entre otras. Ha sido ingeniero investigador del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) e investigador principal o asociado en numerosos proyectos de investigación para la NASA y la Administración Espacial Europea, entre otros organismos.

Las contribuciones de Liñán son "fundamentales en termoquímica de fluidos", asegura el jurado, y han sido "decisivas para el entendimiento de los procesos de combustión en sus diversos regímenes, así como de los fenómenos de ignición y extinción de llamas en medios inhomogéneos, con aplicación a los motores de la aeronáutica". Se destacan sus métodos matemáticos y "su labor pionera en la formación de una escuela española de investigación "básica en temas de aeronáutica con amplia proyección internacional".

Liñán comentaba ayer que los procesos de combustión, a cuyos principios y aplicaciones en ingeniería ha dedicado gran parte de su vida, desempeñan un papel fundamental en, la generación de energía, en la propulsión de coches, aviones barcos o cohetes, pero también en los incendios y en las explosiones accidentales. "Quemamos al año 500.000 millones de toneladas de petróleo, carbón, etcétera, en el mundo y enviamos a la atmósfera 600.000 millones de toneladas de dióxido de carbono, son cifras que asustan porque, además, van acompañadas de contaminantes que afectan a nuestra vida presente y futura", comentó.

"Liñán hace mecánica de fluidos y ha llamado la atención sobre problemas prácticos de gran dificultad", afirmó Juan Luis Vázquez.

El Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica está dotado con cinco millones de pesetas, diploma y una escultura de Joan Miró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de mayo de 1993

Más información

  • El catedrático galardonado es una autoridad internacional en procesos de combustión