Los 'quintos' convierten en campo de batalla el pueblo toledano de Fuensalida

La localidad toledana de Fuensalida se convirtió la noche del pasado viernes en un campo de batalla. Más de 80 jóvenes que celebraban su incorporación al servicio militar, en la tradicional fiesta de los quintos, terminaron haciendo estallar cohetes en las ventanas de casas particulares, quemando cortinas y contenedores de basura, pintando los coches que se encontraban por la calle y llenando las paredes de pintadas contra la Guardia Civil, el párroco de la localidad y las religiosas del convento allí ubicado.

El alcalde del pueblo, Alejandro González, considera al delegado del Gobierno en Toledo, Daniel Romero, responsable último de los destrozos ocasionados. "No hace nada, se le mandan los partes año tras año y no toma medidas, ni siquiera se molesta en sancionar a los causantes de estos destrozos", señaló el presidente de la corporación municipal.

En el informe remitido a la alcaldía por la Policía Local, que no practicó ninguna detención, se apunta que entre el grupo de estos quintos también se encontraban algunos padres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 30 de abril de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50