Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La curvatura de El Pardo

Los responsables del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) están más preocupados por la oposición al paso de la línea por El Pardo que por la sierra de Guadarrama. Este monte se ha constituido como uno de los reductos del ecologismo madrileño.

El ministerio estudia cuatro trazados de la variante por el corredor del Jarama y Somosierra y dos pegados al monte, uno por dentro y otro por fuera. Éste es el que más gusta, porque es el más directo desde Valladolid, porque aprovecharía parte de la antigua línea -en uso- con Burgos por Aranda de Duero y porque facilitaría una mayor velocidad de los trenes.

La diferencia la marca una curva. Si entra en El Pardo la curvatura será más abierta y mayor la velocidad. Si se cierra más el giro, la velocidad descenderá a 160 kilómetros por hora. "No me repugna que toque el monte, perosopesaremos las ventajas y los inconvenientes", declaró Monfort.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de abril de 1993