Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal de los barrenderos ofrece una subida mensual de 3.000 pesetas

La patronal de los barrenderos, que están en huelga desde hace 13 días, de las concesionarias privadas, contestó ayer a la oferta de convenio plurianual presentada por los sindicatos el día anterior con una contrapropuesta sorpresa, que no fue aceptada y que levantó de la mesa de negociación a los representantes de las dos partes. La iniciativa empresarial se resume en una subida salarial en tomo a las 3.000 pesetas mensuales (3%) como media por categorías.Ángel Llantino, de CC 00, calificó la oferta patronal como una "burla para la que no merecía la pena esperar tantos meses", y la situó en una cifra todavía menor, que oscila sobre las 1.800 pesetas mensuales.

El presidente de los empresarios, Francisco Jardón, consideró las pretensiones sindicales como "desmesuradas" y se mostró favorable a firmar convenios simplemente anuales para no comprometer el futuro de posibles concesionarios. Jardón admitió que la alternativa propugnada por los patronos no era "generosa", pero sí indicó que era la única posible ante la renovación del canon municipal, que se calcula, por zonas, entre el 3% y el 5%.

El portavoz de la patronal afirmó que un incremento salarial del 3% las empresas perderían dinero este año, a la espera de acabar el ejercicio como fuera para renovar con otras condiciones la concesión municipal.

Las actuales contratas, que se ocupan de la limpieza de 14 de los 21 distritos de Madrid, finalizan su relación con el Ayuntamiento este año, pero tanto el alcalde como los representantes sindicales han adelantado ya su postura partidaria de suscribir convenios de varios años para dar tranquilidad al sector.

Jardón provocó la polémica durante las negociaciones reanudadas ayer al evaluar los costes de la plataforma sindical (unas cantidades lineales y por categorías de incremento salarial, más la revisión del IPC) en un 13,8% para 1993, un 27,15% para 1994, un 41,30% para 1995 y un 53,70% para 1996. Llantino tildó la posición empresarial como "un canto de sirenas fuera de la realidad" y precisó el porcentaje de sus demandas en torno al 8%.

Sopa de cifras

Jardón señaló más tarde que tan sólo los salarios demandados por los trabajadores suponían un aumento, este año, del 8,5% sin atender ninguna otra exigencia.

Los sindicatos no aceptan los números de la patronal porque aseguran que en sus operaciones de cálculo meten absolutamente todo, desde las reivindicaciones propiamente salariales o de horarios hasta las peticiones sociales. "Por meter, incluyen las vacaciones y las reducciones de jornada, que no suplen con nadie pero que ellos cuantifican", manifestó Llantino.

El alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, mantuvo ayer contactos con las partes y reiteró su deseo de flexibilidad en las conversaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de abril de 1993