Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Cursos

En la Dirección General de la Mujer son tan finas que cuando deben decir: las psicólogas que han solicitado hacer el curso de recursos humanos no han sido admitidas a realizarlo, comunican por teléfono a cada una de las solicitantes una brutalidad: el curso no se va a celebrar. Y no me excedo en calificarlo de brutalidad, porque una empleada de dicho organismo comunicaba lo que ella ha llamado "una mala información", pues sabía que el curso sí se celebraría, pero era embarazoso contamos la verdad y eligieron inventar esa historia y ofrecernos otros cursos que están menos relacionados con la psicología que el de recursos humanos.Claro, nosotras ya habríamos aprendido en la carrera todas esas cosas, y haciendo otros cursos podríamos reciclarnos como correctoras de textos, responsables de grandes superficies comerciales o mandos intermedios. No se daban cuenta de lo fácil que iba a ser comprobar si decían la verdad o no, ya que se trata de un acontecimiento público que debe ir acompañado de la publicación de listas. Para darle algo de credibilidad a la historia añadieron que la no celebración de los cursos se debía a problemas con la empresa que imparte los cursos. La realidad era muy otra. El curso, aunque trataba sobre gestión de recursos humanos, no iba dirigido a psicólogas, sino a filólogas, sociólogas y pedagogas. ¿Por qué decidieron ocultarnos la celebración del curso? La empleada, ya mencionada, de la Dirección General de la Mujer dice que si nos hubieran dicho la verdad habríamos entrado en discusión. ¿Debemos permanecer sumisas y calladitas? ¿Tanto temían la discusión que prefirieron optar por la falta de ética? ¿Cómo nos vamos a fiar de un organismo que, siendo algunos de sus objetivos promocionar y defender los derechos de la mujer, vulnera el derecho a la información veraz?-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de abril de 1993