Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL 'CASO FILESA'

Los diputados socialistas Galeote y Navarro renuncian a presentarse a las elecciones

El conocimiento del informe de los peritos del caso Filesa, que corrobora la presunta vinculación de la dirección del PSOE con esta empresa, ha vuelto a impactar a la ejecutiva socialista. Su secretario general, Felipe González, ha anunciado que se depurarán responsabilidades políticas, incluida la propia, además de las jurídicas. Hizo el anuncio, en un clima hostil, en la Universidad Autónoma de Madríd. Como primera medida, los diputados socialistas Guillermo Galeote y Carlos Navarro no se presentarán a las próximas elecciones legislativas. Nuevos datos y pruebas documentales muestran la relación entre el gerente del PSOE y una empresa de Aida Álvarez.

Los diputados Guillermo Galeote y Carlos Navarro, presuntamente implicados en el caso Filesa, no se presentarán como candidatos del PSOE en las próximas elecciones según fuentes socialistas. Galeote era secretario de finanzas de la comisión ejecutiva cuando estalló el escándalo, en junio de 1991.Galeote es dirigente socialista desde los tiempos de la clandestinidad. Su carrera ha estado marcada por el nivel de máxima confianza depositada en él por el vicesecretario general, Alfonso Guerra. Navarro era coordinador de Finanzas del Grupo Parlamentario Socialista. Ambos dimitieron de sus cargos en el partido y la decisión, ahora, de no volver a presentarse a las elecciones se interpreta como una parte del precio político que el PSOE deberá pagar por el escándalo y un intento de no deteriorar aún más la imagen del partido. Esta decisión aparece vinculada al anuncio del jefe de Gobierno, Felipe González, en la Universidad Autónoma de Madrid el jueves, de depurar responsabilidades políticas hasta las últimas consecuencias. Pese a que el jefe del Ejecutivo ha expresado su intención de no culminar este compromiso sobre el caso Filesa hasta que los tribunales se pronuncien, los propios afectados, con el consentimiento de la dirección del PSOE, han optado a dar el paso como medida preventiva.

La interrogante planteada en el PSOE es hasta dónde van a llegar esas responsabilidades, una vez que el jefe de Gobierno dijera el jueves que cuando "se pronuncien los tribunales será hasta sus últimas consecuencias".

El caso Filesa tiene la particularidad de haber sido manejado por un núcleo reducidísimo de personas. El propio Felipe González acostumbra a decir a sus próximos que se enteró de la existencia de Filesa por los medios de comunicación. El actual responsable de Finanzas del partido, Francisco Fernández Marugán, cuando sustituyó a Guillermo Galeote manifestó a los suyos que desconocía todo de las cuentas del partido.

El oscurantismo interno sobre las finanzas ha contribuido a la parálisis y la falta de reacción del PSOE ante los acontecimientos, señalan fuentes del partido. Una de las interpretaciones, dentro del PSOE, del anuncio de González el jueves, es que se trata de un aviso de catarsis generalizada en la sociedad española, al poner por vez primera su nombre en el juego de las responsabilidades políticas.

Fuentes del PSOE aseguran que Felipe González se ha opuesto en todo momento a dar luz verde "al mecanismo del ventilador" de las corruptelas y la financiación irregular de los partidos políticos, en general. "Hemos tenido ofertas de documentos comprometedores para otros partidos, especialmente el PP, procedentes de altos cargos de entidades financieras, a cambio de dinero, pero no hemos querido entrar en esa dinámica", aseguran fuentes del PSOE. En las filas socialistas existe, sin embargo, la tentación de abrir una vía de investigación a fondo, que hasta el momento se ha limitado a la mera gestión del PP en las comunidades autónomas en las que gobiernan.

Pero la consecuencia política más inmediata del caso Filesa está siendo la paralización del partido y la desmoralización en sus filas. La ejecutiva, una vez que había conseguido una tregua en los conflictos internos para preparar la campaña electoral, se ve nuevamente obligada a restar energías en ese frente para responder a la ofensiva del caso Filesa. Un dirigente socialista comenta de forma expresiva: "Qué credibilidad pueden tener medidas contra la corrupción como las que estamos preparando, si el caso Filesa continúa planeando sobre nosotros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de marzo de 1993

Más información

  • El oscurantismo de las finanzas ha contribuido a la falta de reacción del PSOE