Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alerta en la base de Torrejón ante la llegada de los rusos

La base hispano-norteamericana de Torrejón de Ardoz (Madrid) estaba ayer alertada para recibir al equipo de nueve inspectores rusos que llegó el domingo a España, con objeto de verificar el cumplimiento del tratado de desarme convencional en Europa (CFE).

Aunque los inspectores rusos no habían revelado qué instalación militar visitarán hoy, ya que el tratado les permite anunciarlo con sólo nueve horas de antelación, en medios españoles y norteamericanos se esperaba que fuera Torrejón la elegida, por el interés ruso en comprobar la retirada de las fuerzas de EE UU en Europa.

Ayer estaban ya en Madrid dos oficiales norteamericanos, llegados de Alemania, con el propósito de integrarse en la escolta española que acompañaría a los rusos en su inspección a Torrejón. España y EE UU pactaron en 1990 el sistema de inspección de las bases conjuntas. Aunque el Ala 401 de la Fuerza Aérea de EEUU, con sus 72 cazas F-16, se retiró de Torrejón el pasado mayo, sigue en la base, hasta octubre de 1994, un destacamento del Mando de Transporte.

La primera unidad inspeccionada por los rusos, el lunes y martes pasado, fue la brigada mecanizada XI, en Botoa (Badajoz). Ayer le tocó el turno a la brigada acorazada XII, en El Goloso (Madrid). El interés ruso se centraba en los carros de combate M-60 transferidos por EE UU desde Alemania.

Ocho carros de más

En El Goloso, los rusos encontraron 20 carros, en lugar de los 12 declarados, ya que el martes llegaron a la base ocho nuevos tanques, descargados en el puerto de Santander, lo que se aclaró con la aportación de los correspondientes documentos."Por parte española se observan totalmente las normas del tratado. El equipo de inspección está satisfecho", dijo el teniente general Miedviedev.

Durante 1992 llegaron a España 96 carros de combate M60 y entre lo que resta de marzo y abril llegarán los restantes 214, hasta completar los 310 previstos (260 del modelo A3 y 50 del Al, más antiguo). En diciembre, el Ejército renunció a otros 110 carros M-60AI que en principio iba a recibir.

El programa TLE (Equipos Limitados por Tratado) prevé también la transferencia a España de 24 obuses autopropulsados M- 11 OA2 y 100 transportes oruga acorazados M- 113.

La renuncia a 110 carros de combate ha permitido reducir el coste del programa TLE desde los 51.200 millones de pesetas iniciales a 32.501.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de marzo de 1993