Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cine de un escritor

El cine fue generoso con Steinbeck, y éste con el cine. Se hicieron, desde que alcanzó la notoriedad siendo aún joven -publicó, en plena efervescencia liberal rooseveltiana, Las uvas de las ira en 1937 y había nacido en 1902: tenía, por tanto, 35 años-12 películas sobre obras suyas, y no sería extraño ver otras en los próximos años.Las cuatro más famosas películas de Steinbeck son Las uvas de la ira, realizada por John Ford en 1840; Tortilla Flat, titulada aquí La vida es así, en la que, dirigidos por la solvencia y sutileza con que Victor Fleming representaba las ambigüedades sexuales en las relaciones entre amigos, Spencer Tracy y John Garfield bordaron uno de esos primorosos dúos masculinos que aparecen en los repasos al genio de Hollywood.

La tercera es Náufragos, el más dificil todavía que Hitchcock organizó en 1944 en la encerrona de un bote salvavidas en medio del Atlántico, donde vemos una de las escasisimas apariciones en la pantalla de la genial Tallulah Bankhead, una de las más grandes actrices de Broadway, en la qúe Joseph Mankiewicz se inspiró para componer el personaje de Margo Channing, que Bette Davis creó en Eva al desnudo; y Al este del Edén, adaptación de Elia Kazan en 1955 de la primera parte de la voluminosa novela y que desencadenó el mito de James Dean.

Otros filmes de Steinbeck son The forgotten village, dirigido por Herbert Kline en 1941, sobre la vida en una aldea mexicana; las dos adaptaciones de De ratones y hombres: realizada una por Lewis Milestone en 1939 y otra por Gary Sinise en 1992; The Moon is down, dirigida en 1943 por Irving Pichel; La perla, adaptación de este relato en 1946 por el mexicano Emilio Fernández; El pony colorado, nuevamente dirigida por Lewis Milestone en 1949, y The wayward bus, realizada en 1957 por Victor Vicas. A estos filmes sobre obras suyas hay que añadir sus guiones del filme colectivo O'Henry, sobre cuatro cuentos de este raro y magnífico escritor neoyorquino; y el muy notable de Viva Zapata, dirigido por Elia Kazan.

Equipaje natural

La dinamicidad y facilidad para aislar y encadenar acciones que se dejan dramatizar y visualizar es la raíz de esta formidable aportación a la pantalla de la escritura de John Steinbeck. Muchos de sus relatos se ven mientras se leen, y esto, además de un lugar en la historia del cine, le granjeó el menosprecio de algún que otro literato opaco y sin sentido de las imágenes y sus conexiones en forma de encadenamientos visuales. Pero el cine era parte del equipaje natural de Steinbeck en cuanto literato, y ambos se enriquecieron mutuamente. Esta puede ser otra de las causas de su rescate actual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de marzo de 1993